24 de enero de 2020
24.01.2020

Michoacán, México en estado puro

24.01.2020 | 04:15
Michoacán, México en estado puro

El corazón de México late en Michoacán. Estrechamente ligado a la artesanía, a los pueblos indígenas y a la religiosidad, refleja mejor que ningún otro estado la complejidad de este país que llamamos México.

Michoacán es, además, la cuna del movimiento independentista de principios del sXIX y en su capital, Morelia, tuvieron lugar algunos de los episodios más importantes. Aquí vivieron próceres de la patria como José María Morelos, Josefa Ortiz de Domínguez o Agustín de Iturbide.
Hoy en día Morelia luce por ser la joya de arte colonial de México. Declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, alberga más de 200 edificios coloniales en perfecto estado, una catedral majestuosa y da buena muestra de la intensa actividad que mantuvieron las órdenes religiosas con los indígenas durante todo el Virreinato.

Michoacán es también la tierra de los michoacanes o purépechas. Indígenas pescadores y artesanos que mejoraron sus técnicas ayudados por los religiosos españoles. De todo ello queda, hoy en día, una importante ruta artesana que abarca las poblaciones de Pátzcuaro, Santa Clara del Cobre, Tzintzantzun o Quiroga, además de abundante artesanía famosa en todo el país.

Merece la pena darse un paseo por todas ellas y prolongar el recorrido hasta Uruapan y Angahuan. Aquí nos encontramos en el corazón del mundo aguacatero. México es el principal exportador de aguacate y la zona de Michoacán es la gran mina del oro verde.

Cerca del pueblo purépecha de Angahuan, rodeado de campos de aguacates, se encuentran los restos del pueblo de San Juan de Parangaricutiro, sepultado por el volcán Paricutin a mediados del sXX. Aunque carece de interés histórico es realmente pintoresca la vista de los campanarios de la iglesia sepultada por la lava.

La mariposa monarca es también protagonista en Michoacán. Y los más espectaculares santuarios se encuentran en la zona occidental, casi en el linde con el estado de México. La vista de millones de mariposas entre los meses de noviembre y marzo, emigradas desde Canadá, no tiene desperdicio. De hecho esta Reserva de la Biosfera también ha sido catalogada como Patrimonio de la Humanidad.

Pero sin duda lo más famoso de Michoacán es el Día de Muertos. Las islas del lago Pátzcuaro se llenan de misticismo y los familiares esperan la llegada de sus seres queridos desde el más allá. Preparan comida, levantan altares, adecentan las tumbas, encienden hogueras en los camposantos, les velan toda la noche y bailan la danza de los pescadores para honrar a los que se adelantaron en el viaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook