07 de febrero de 2020
07.02.2020

Boxeo, territorio femenino

El boxeo se está convirtiendo en un «must» en la rutina de muchas mujeres. Las seducidas por este deporte cada vez son más, y coinciden en que el boxeo ha llegado a sus vidas para quedarse. Los cuadriláteros, tradicionalmente masculinos, abren paso a sus compañeras

07.02.2020 | 04:15
Boxeo, territorio femenino

"El boxeo me hace sentir libre. Es como un ámbito de supervivencia extrema. La conexión completa de mi interior con el exterior en cada entrenamiento y en cada combate. Para mí es como llegar al equilibrio pleno». Así explica Cristina Garrobo, conocida dentro del ring como La Guerrera, qué le aporta practicar boxeo.

Cada vez son más las mujeres que eligen el boxeo como rutina para hacer ejercicio. En los últimos años ha habido un auge notable en el número de féminas que se dedican a este deporte de manera profesional. Según los datos de la Federación de Boxeo de la Comunitat Valenciana, en 2018 el porcentaje de mujeres federadas era del 11%, mientras hace tan solo cinco años, su presencia era algo residual.

Pero, ¿qué es el boxeo femenino? En base, es exactamente igual que el masculino. Solo existen pequeños cambios en las categorías de combate, rebajando los límites de peso en las distintas categorías. También se ajustan los tiempos de combate, siendo inferiores para las chicas.

A pesar de que cada vez son más las mujeres que practican este deporte, la brecha sigue siendo visible: frente a 412 hombres boxeadores deportistas de élite en la Comunitat Valenciana, las boxeadoras son 44. Frente a 100 entrenadores, 17 entrenadoras; frente a 27 árbitros, 5 árbitras.

La boxeadora profesional Cristina Garrobo muestra su preocupación por la desigualdad que existe. «Todavía creo que aquí en España el boxeo femenino no llega a la suela del zapato de lo que es en otros países». Afirma que «es un error muy grande que intenten diferenciarlo del masculino porque 'la mujer debe seguir siendo femenina, la mujer debe seguir siendo mujer, aunque boxee'».

En los últimos años se ha disparado la afición y la práctica. Este auge coincide con los movimientos feministas, abanderados con hashtags como #metoo o #niunamenos. El boxeo, que siempre ha sido señalado como un deporte de «machos», se identifica con la fuerza, la defensa, aprender a atacar y a defenderse; se hace atractivo para las mujeres porque muchas lo buscan para eso: sentirse más seguras, saber que si en algún momento se encuentran en peligro, pueden defenderse.

El Gimnasio Femenino Training de València es uno de los pioneros en acercar el boxeo a la ciudad. Tanto la instructora, Verónica Martínez, como las alumnas sienten pasión por este deporte. Para ellas es «su momento del día». La boxeadora Carla Barreiro, una de las alumnas más jóvenes, afirma que el boxeo le aporta mucha confianza y le ayuda a conocer su propio cuerpo y a aceptarse, ya que puede notar los cambios que consigue día a día. «Da muchísima disciplina», sentencia. «No es un deporte que dependa solo de ti. Mi compañera en el ring parece mi pareja de baile». Laia Cambra, productora audiovisual, afirma que es su forma de desconectar: «Igual que el yoga relaja a mucha gente, yo que soy nerviosa me relajo así», afirma. «En el ring me lo paso bien y me siento fuerte», comenta su compañera y amiga Júlia Terró. Hay muy buen ambiente entre todas ellas, independientemente de su edad, y es que tienen alumnas de entre 13 y 50 años, según afirman desde el club.

Beneficios por fuera y por dentro

El boxeo tiene enormes beneficios, tanto a nivel físico como psicológico. Por una parte, ayuda a perder peso, ya que es un deporte aeróbico en el que se trabaja todo el cuerpo. Es eficaz para tonificar brazos, espalda, piernas y abdomen. Además de quemar hasta mil calorías por sesión, aporta coordinación, ya que tal como señalan muchas de las mujeres que lo practican, se necesita que mente y cuerpo trabajen juntos. Pero no solo eso, también es una vía de escape. Quienes lo practican afirman sentirse libres, se liberan del estrés y la tensión acumulada durante el día. Muchas boxeadoras, tanto amateurs como profesionales, coinciden en la adrenalina que sienten al subirse al ring. Algo en lo que todas están de acuerdo es que el boxeo les ayuda a mejorar su autoestima y a tener más confianza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook