19 de junio de 2020
19.06.2020
Levante-emv

¿Jugamos?

19.06.2020 | 04:15
¿Jugamos?

Los gatos duermen una media de 16 horas al día y, para nuestra desgracia, tienden a hacerlo durante el día. El ciclo vital de un gato callejero suele tener picos de actividad al amanecer y al atardecer, y es un rasgo que muchos de los felinos caseros comparten. Por lo tanto, no es raro que, mientras por el día nuestro compañero se esconda y duerma, por la noche se vuelva loco y se ponga a saltar y correr por la casa como alma que lleva el diablo. Esa es la manera que los gatos tienen de descargar energía, ya que siguen siendo animales cazadores que en su estado salvaje vagabundearían durante horas y que, normalmente, se pasan el día encerrados. Por su condición de cazadores los gatos se aburren enseguida si no encuentran nada con lo que jugar. Es normal que se empecine durante unos minutos con un cordel o un trocito de papel, pero si éste no tiene movimiento, se cansan y lo abandonan. Para evitar que nuestro minino se aburra y se frustre es conveniente que le dediquemos todos los días un rato para jugar con ellos y así mantener sus instintos de cazador afilados y controlar el exceso de energía.

Consejos para jugar
Circuito casero. Si quieres que tu pequeño se divierta con algo diferente cuando esté solo en casa, puedes hacer tu mismo un circuito. Puedes convertir una habitación de casa en un salón de juegos para los dos, donde tú y el gato podréis pasar tiempo juntos. Lo mejor son las estanterías donde tu gato pueda subir y observar el mundo desde las alturas, las cajas de cartón que les encantan, tubos mínimamente anchos por donde tu gato pueda pasar, etc. Puedes colocar también tablas de madera como si fueran pasarelas o rampas y tu mascota pueda saltar de una a otra. Siempre es recomendable cambiar de posición las cajas y tubos para que tu mascona no termine aburriéndose, ya que los gatos son muy inteligentes y les encantan los nuevos estímulos. También puedes incluir comida en diferentes puntos del circuito para estimularle y motivarle.

Cajas contra el aburrimiento. Para un gato no existe cama que supere la comodidad de una caja. Además de ser para ellos un estupendo lugar de descanso, los gatos pueden entretenerse durante horas jugando con una simple caja de cartón. Este habitáculo les sirve de protección y como lugar de juegos por lo que no dudes en traerles cajas con las que disfrutar.

Cintas y plumas. Para jugar directamente con tu mascota y lograr que ésta mejore su agudeza visual y su agilidad, lo mejor que puedes hacer es pegar una pluma al final de un palo o de un cordel con el que jugar con el gato. Son perfectos ya que puedes comprarlos en tiendas especializadas o hacerlos tú mismo en casa. Tu felino puede jugar solo con estos objetos, pero enseguida se aburrirá si no se mueven, por lo que es conveniente que le dediques un mínimo de 15 minutos para divertirte con tu gato.

Presas de juguete. Las pelotas de peluche y los ratones son perfectos para tu mascota ya que se asemejan mucho a las presas que tu mascota cazaría en estado salvaje lo que despertará el interés de tu pequeño y le hará perseguirlos, morderlos y esconderlos. Para ellos es también importante que seas tú el que muevas estos juguetes, para dar la sensación de ser presas vivas y motivar mucho más a tu mascota. Lograrás ejercitar y motivar al felino, además de fomentar su agudeza mental.

Compañeros de juegos. Los gatos se aburren mucho si pasan muchas horas solos, por lo que si no vas a estar mucho tiempo en casa, es recomendable, e incluso saludable para tu compañero felino, empezar a pensar en incluir un segundo gato en casa o incluso un perro con el que pueda compartir sus horas muertas. Es importante seguir unos consejos específicos antes de traer un nuevo compañero a casa, pero si se siguen las recomendaciones y se hace correctamente, podemos encontrar un nuevo amigo para nuestro gato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook