19 de junio de 2020
19.06.2020
Levante-emv

Lolo Diego: "Me gusta la sensación de saltar al vacÍo sin red"

18.06.2020 | 20:02
Lolo Diego: "Me gusta la sensación de saltar al vacÍo sin red"

Años y años trabajando en el teatro y llega una serie y con ella la popularidad. Como a otros muchos actores, eso es lo que le ha pasado a Lolo Diego. Acostumbrado a pequeños papeles en el cine, su personaje en Vis a Vis lo ha visibilizado.

¿Cuando te licenciaste en Farmacia y Comunicación Audiovisual ya tenías claro que querías ser actor?

Te voy a dar la versión larga. De pequeño mi abuela me contaba un cuento cada noche antes de dormir, de ahí mi pasión por las historias. Al acabar COU quería estudiar comunicación audiovisual porque era la carrera que yo entendía me permitiría ser guionista de cine. Pero mis padres me dijeron que estudiara algo que me asegurase un futuro y luego hiciese lo que me diese la gana. Como de pequeño jugaba a ser farmacéutico, mi tía tenía una farmacia y me gustaba la química me matriculé en Farmacia. Al acabar Farmacia empecé Comunicación Audiovisual, con un curso puente. Por otro lado, mi tío tenía un compañero de piso que tenía una escuela de teatro de improvisación: ASURA. Y de esto cuento la versión corta. Me apunté y me encantó porque podía ser actor, escritor y director a la vez. Y así empecé con la interpretación. Siempre me había tirado más el cine pero desde entonces el teatro me encanta también y es donde más trabajo, al menos de momento.

Y la popularidad te llega al participar en la serie «Vis a Vis» tras pasar por éxitos como «Caronte», «Amar es para siempre», «El Ministerio del tiempo», «Centro médico», «Acacias 38» o «Isabel»

Bueno, yo llevo una vida sin preocupaciones porque no soy padre. Pero no tengo nada que ver con el de la metralleta (rie). A la serie llegué sin hacer casting. Les estoy infinitamente agradecido a Andrés Cuenca, Tonucha Vidal y Luis San Narciso. También a mi representante, Ana López y a Roberto Álamo.

¿A él por qué?

Me llamó mi repre, Ana López, porque Andrés Cuenca necesitaba un actor solvente para un personaje episódico en Caronte.Dije sí. Trabajé con Roberto y fue increíble, me ayudó en una escena que tenía con él, fue hipergeneroso. Al poco tiempo después de este rodaje, Andrés Cuenca volvió a pedir que trabajase con él para una serie que se rodaba entre octubre y febrero, parte en Almería y parte en Madrid. Esa serie resultó ser Vis a Vis: El Oasis. 20 de abril en Fox.

Dices que no te pareces a tu personaje, pero él también tiene buenas cualidades?

Tenemos en común la lealtad, el amor incondicional y el respeto a la mujer. De él me llevo el no tener miedo a la muerte y arriesgar la vida por otra persona.

Te autodefines como amante del cine y del teatro a partes iguales. No me lo creo.

Creételo. El teatro podría vivir y vivió sin el cine, el cine se nutre del teatro. Se retroalimentan. El teatro no morirá nunca, el cine creo que tampoco, aunque no pondría la mano en el fuego como por el teatro. Me siento en muy buen momento como actor, gracias a la experiencia que me ha dado hacer más de tres mil funciones de teatro. El cine tiene otras dificultades técnicas pero a nivel interpretativo 'un corten' o un montaje te pueden salvar, en teatro no. También es cierto que en el teatro tu actuación se esfuma cada noche y en el cine queda para siempre. Amo ambos. Me gustaría que me salieran proyectos de cine y series para poner en juego toda mi experiencia como actor al servicio de los proyecto y seguir creciendo.

Manejas el drama y la comedia, pero ¿en cuál te sientes menos cómodo?

Me siento menos cómodo en la comedia tipo sit-com. Siento que conecto muy bien con el drama en teatro y audiovisual, manejo bien la comedia negra, realista y de improvisación. Como actor, para mí lo ideal son proyectos con alto grado de realismo en los que drama y comedia están en juego. En el drama, a través de mi personaje, trato de aportar pinceladas de sentido del humor y en la comedia pinceladas de profundidad y gravitas.

Llevas 16 años con tu compañía de improvisación Jamming, ¿en qué radica el éxito de este proyecto?

En las horas de trabajo que le dedicamos, la pasión que le ponemos, el creer en un sueño propio, tener la confianza de que no necesitamos subvenciones ni dinero externo o esperar que alguien nos produzca nuestras ideas. Ah!? y trabajo, trabajo, trabajo y ? no sé si lo he dicho: trabajo.

He leído que para ti Jamming era un salto al vacío, el hacer teatro sin red.

Para mí esa sensación es la ideal en cualquier proyecto. Tanto de improvisación, como de teatro como audiovisual. En lo que no es improvisación, me gusta prepararme y dedicarle muchas horas al trabajo previo para durante las representaciones o los rodajes poderme olvidar de todo ese trabajo, confiar que está y saltar al vacío. Sin ese entrenamiento y trabajo previo no tengo la confianza para dar ese salto al vacío. En Vis a Vis lo he disfrutado un montón porque he tenido mucho tiempo para prepararme y la suerte de tener todo los capítulos antes de rodar. Llegaba al rodaje súper libre y sentía que saltaba al vacío en cada secuencia. Y gracias a los directores, que ponían todo a favor para que los actores pudiésemos volar. Isabel Naveira y Najwa Nimri son unas bestias. Sentí un gran salto al vacío y volamos. Al menos, yo lo viví así.

¿Estás rodando ahora?

Sí, pero no te puedo contar nada. ¿Me perdonas?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook