Barón de Turís es una de las marcas de vino valenciano más reconocida por los consumidores. Presente en los lineales de la mayoría de las cadenas de supermercados, Barón de Turís es una de las opciones que encuentra el consumidor con mejor relación calidad-precio, abarcando además toda la tipología de vinos tranquilos (jóvenes, con crianza, blancos, rosados y tintos). El sello forma parte del porfolio de productos de La Baronía de Turís, entidad que acaba de celebrar el centenario de su fundación y que, aprovechando la efeméride ha decidido modificar sustancialmente la presentación de esta colección de vinos, presente en la mesa de miles de hogares desde hace casi cuarenta años.

Tras la remodelación de la imagen externa de la gama, la colección de vinos del Barón de Turís queda conformada por seis referencias amparadas por la DO Valencia: dos vinos blancos jóvenes (uno seco y otro semidulce), un rosado joven y cuatro tintos (uno joven, otro crianza, un reserva y un gran reserva). Se trata de una línea apta para todo tipo de consumidores, con referencias de perfil más actual en las que destaca el carácter frutal del vino y otras de corte más clásico en las que las crianzas en barricas de roble aportan complejidad y diversidad aromática. Lo que no ha cambiado un ápice es la calidad de estos vinos valencianos, avalada por importantes galardones y reconocimientos por todo el mundo. En este sentido destaca por encima del resto de la gama el tinto Barón de Turís Reserva, que logró la medalla de oro en el Mundial de Bruselas de 2019 y el Arribe de oro en los VinDouro en 2020, además de dos medallas de plata en los Catavinum y el Asia Wine Trophy.

Detrás de la nueva imagen del Barón de Turís se encuentra La Nube de Ideas, compañía que está también detrás de la imagen del centenario de La Baronía de Turís. Para Paco Blasco, uno de los responsables de la firma, ha sido «un trabajo complicado, porque buscábamos algo que transmitiese la historia de la entidad a través de su marca de mayor penetración en el mercado. Ha sido un proceso largo en el que hemos tenido en cuenta las impresiones del equipo comercial y del resto de profesionales de la bodega».

Por su parte, Ana Calvet, gerente de La Baronía de Turís, insiste en que «la marca Barón de Turís tiene un peso muy significativo para nosotros tanto en lo referente al volumen de ventas como a la imagen que proyectamos. Junto a la mistela, es el sello con el que se nos reconoce, y con este nuevo etiquetado creo que damos un paso al frente». El sello Barón de Turís representa en la actualidad «casi el 40% de nuestra producción de embotellado», comenta Calvet, que añade que «cada vez está más presente en los mercados. A nivel nacional se encuentra en la franja mediterránea, y fuera de nuestras fronteras exportamos a cuatro continentes, con mercados tan relevantes como el australiano, el chino, el brasileño o el de Centro Europa».