Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Bebe: «Nunca he pretendido ser estandarte de nada»

Bebe (María Nieves Rebolledo Vila) reconoce que se siente más cantante que actriz pero confiesa que interpretar a Lucía, la Llanera, le ha vuelto «loca de amor». La nueva serie de Enrique Urbizu, «Libertad», se estrena hoy en Movistar+, pero también lo hace en formato película en salas de cine. Se trata de una historia de bandoleros en pleno siglo XIX con la valenciana como protagonista.

Bebe interpeta a Lucía, 
La Llanera. imagen de inteiror y  portada de emilio pereda

Bebe interpeta a Lucía, La Llanera. imagen de inteiror y portada de emilio pereda

Siglo XIX. Lucía, la Llanera, ha sido llevada durante 17 años al patíbulo e indultada en el último momento, pero esos días de encierro por fin van a terminar y será liberada. Su hijo Juan nació en prisión y no conoce mundo ni conoce a su padre, el bandolero Lagartijo. Madre e hijo intentarán vivir la libertad que tantos años les ha sido negada mientras son perseguidos por bandoleros y escopeteros del Gobernador Montejo. Lagartijo, Aceituno y el Gobernador buscan a la Llanera, pero también se buscan entre sí. En la España de principios del siglo XIX no hay sitio para todos y mucho menos para traidores. La cantante Bebe (València, 9 de mayo de 1978) protagoniza «Libertad».

¿Cómo te convenció Enrique Urbizu para volver a ponerte, catorce años después, ante una cámara y volver a hacer cine (la última vez fue en 2007 en «Caótica Ana»)?

No tuvo que convencerme, casi me muero de amor. Rosa Estévez, la directora de casting, me llamó y me dijo que acababa de leer un guion en el que solo me veía a mí. Me contó la historia, me envió una separata y ya no tuvo que convencerme. Al leerlo, pensé: ‘madre mía, qué es lo que tengo que hacer para conseguir esto’. Era brutal, la verdad. Y estoy muy contenta de haberlo hecho. Ha sido como volver a empezar de nuevo como actriz.

¿Tenías ganas de volver a ponerte delante de una cámara?

La verdad es que sí. Llevaba cosa de un año dándole vueltas porque era algo que me apetecía, pero estaba haciendo música todo el rato y no le daba le paso. Este ofrecimiento fue un regalo.

Tu último trabajo cinematográfico fue con Julio Medem y ahora trabajas con Urbizu. Palabras mayores.

Soy superafortunada, no puedo decir otra cosa. También trabajé con Jose Luis Cuerda y Fernando Colomo que fue con quién debuté y no puedo estar más que superagradecida porque ha sido una enorme suerte el tener la oportunidad de trabajar con estos maestros. Me ha hecho muy feliz trabajar con Urbizu.

Al leer el guion, ¿qué es eso que tanto te impresionó de Lucía, la Llanera?

Todo. Cuando leí la separata me quedé impactada. Yo creía que esas cosas no pasaban y cuando escuchaba a las actrices contar ese tipo de cosas yo creía que eran un poco exageradas, la verdad , pero fue así... la magia la entendí perfectamente, era como si yo conociera a Llanera. Fue emocionante.

¿Era Llanera una mujer adelantada a su tiempo?

Puedes llamarla así, supongo, por la forma que tuvo de vivir. Ella fue criada por su padre y por su padrino y por eso entró a formar parte de los bandoleros. Era una mujer superrespetada dentro de una banda de hombres; ella, de alguna manera, vivía totalmente al margen de la ley. Era fiera, orgullosa y altanera; una mujer que llevaba 17 años presa salvándose siempre en el último momento de morir en la horca. Juan, su hijo, es lo único que le queda en esta vida y por el que es capaz de hacer lo que sea.

Tras el rodaje de este papel, ¿valoras aún más la libertad?

Sí, claro que la valoro, pero la he valorado siempre. Hay una cosa que aun me sorprende y es que, desde que saqué el primer disco, vivo con una cierta exposición y creo que la gente no se da cuenta del valor que tiene el anonimato. Hoy en día, el anonimato es una de las parcelas de libertad más importantes que tenemos, pero cada vez lo estamos perdiendo más y además, lo curioso, es que la gente lo quiere perder. Para mí, la libertad es muy necesaria.

Ser conocida te ha gastado estas semanas una mala pasada. ¿A quién te dirigías en tu post cuando hablabas de las descerebradas del 8M?

No quiero hablar de eso. Ya estoy acostumbrada a malas interpretaciones. No pasa nada.

Explíquese.

Es maravilloso lo que está pasando ahora con esta serie de Urbizu.

Mujeres con la independencia y valentía de Llanera son las que nos han permitido ser lo que somos hoy en día.

Sí, pero también mujeres que están en su casa. Una mujer no va a ser menos por estar en casa y haber decidido criar a sus hijos y complementarse con su marido. Una mujer de este perfil es igualmente una luchadora. Lo importante es la educación que uno le de a sus hijos porque esa es la mejor manera de ir cambiando el mundo. Hay muchas madres increíbles que han decidido cuidar, criar y educar a sus hijos en libertad y con capacidad de crítica. Hay mujeres muy adelantadas a su tiempo que han vivido como Llanera, pero hay otras que ejercen su poder y ese compromiso desde sus casas.

Lo importante es poder elegir lo que se quiera con libertad.

Exacto, y que cada una, desde su forma de vivir, dé pasos. Es como lo de erradicar la pobreza, para empezar se tiene que ir haciendo con las personas que tenemos más cerca y no pensar siempre en grande.

Volvamos a la serie, ¿qué fue lo más complicado del rodaje?

Nada, todo fue maravilloso, porque fue una aventura preciosa. Lo hicimos en otoño-invierno. En vez de esquivar el clima, lo aprovechamos. Urbizu ha sido un increíble capitán. El rodaje fue espectacular. Las imágenes de la serie son bárbaras. No vais a ver bandoleros al sol, sino todo lo contrario, bandoleros a la intemperie que era como se pasaban los crudos inviernos en el campo. Era una vida muy dura.

¿Ya eras amazona o has tenido que aprender a montar a caballo?

No tenía ni idea y he tenido que aprender. No sé si te lo creerás pero era uno de mis sueños. Ha sido increíble y además lo he hecho en el campo. Ahora tengo que seguir. Ha sido maravilloso.

¿Qué te aporta actuar que no te sientes al cantar o a la inversa?

Lo que me encanta de las dos cosas es el proceso. Me fascina el trabajo previo y en ese momento. Cuando acabamos de rodar la serie les decía que por qué no hacíamos seis o siete temporadas más, aunque no se emitieran. Cuando hago discos me pasa igual, cuando lo hemos terminado digo, ‘vamos a hacer otra cosa’ y luego ya veremos si sale o no. Me fascinan los procesos, el crear es algo mágico.

Este proyecto es una apuesta casi segura porque «Libertad» se estrena en dos formatos, serie y película. Eso es ir a lo seguro.

Nunca he sido buena con las quinielas. Ha sido una sorpresa porque no sabía que iban a hacer una peli. Las imágenes son muy potentes y creo que en cine va a lucir mucho. Es un privilegio y un lujo que tenga dos formatos. Así, además, llegará a más gente.

«Libertad» tiene de todo, bandoleros, salteadores, burgueses, buenos, malos... Delincuencia frente a la ley y el orden

.

Es una buena mezcla. Creo que al público le atraerá las personalidades tan potentes de los personajes. Además, hay hombres para todos los gustos porque todos tienen un carácter, un estilo y una estética muy potente.

La violencia hacia la mujer no frena. Necesitamos muchos más altavoces como lo fueron «Ella» y «Malo».

Vamos a hablar de «Libertad» y no de eso. No me planteo ninguna otra cosa. Ahora estoy haciendo música pero nunca he pretendido ser estandarte de nada. Intento hacer las cosas que me salen del corazón, luego cada uno lo utiliza como quiere, pero no lo hago con ninguna intención. A veces, actuar así es un riesgo, pero no lo entiendo de otra manera.

¿Para cuando un nuevo álbum?

Estoy trabajando en ello. Quería intentar sacarlo para otoño o por ahí. A ver si lo consigo. Me está costando un poco el organizar todo eso y el cómo gestionar las emociones que estamos viviendo en este último año para que la música que salga sea la apropiada. Ahora tengo el corazón revuelto y todo debe estar más tranquilo para que fluya. Tengo cosas muy bonitas y en ello estamos. Al final hay que aprender a gestionar las emociones.

Compartir el artículo

stats