Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Pepón Nieto: «Es un milagro que una película se estrene ahora»

Pepón Nieto tenía muchas ganas de trabajar con su amiga Carmen Machi y el director Juan Cavestany, cosas del destino, pensó en ellos como la pareja perfecta para protagonizar «Un efecto óptico». La película que hoy se estrena es, según Pepón Nieto, «especial y diferente», una historia «reflejo de la vida y una metáfora de muchas cosas».

Retrato del actor
Pepón Nieto.

Retrato del actor Pepón Nieto.

Alfredo y Teresa son un matrimonio de Burgos que viaja a Nueva York con la intención de «desconectar» y hacer todos los planes que vienen en la guía. Pero nada más aterrizar empiezan a percibir señales, sutiles y no tanto, de que en realidad no están en la ciudad que les vendieron en la agencia. ¿Dónde están entonces? Dirigida por Juan Cavestany, la cinta está protagonizada por Carmen Machi y Pepón Nieto. Hoy se estrena en cines y en junio estará disponible en la plataforma Filmin.

Compleja, ocurrente, arriesgada y singular.

Estoy de acuerdo. Es una película diferente, especial, muy de autor. Juan Cavestany es un director con un punto de vista muy especial, que no cuenta las cosas de la forma más fácil, sino que le da mil vueltas y te hace pensar todo el rato. La propuesta me pareció y me parece muy interesante. Me encanta que Juan me haya invitado a esta fiesta y me haya unido a mi amiga Carmen porque me apetecía mucho trabajar con ella en una peli , además, tan intensa. Juan quería trabajar con los dos e inicialmente se inventó hacer un corto, pero cuando estábamos buscando fechas en las que pudiéramos coincidir para rodar, empezó a transformar el proyecto en un largo. En ningún momento del proceso ha sido una película al uso, todo se ha hecho como muy poco a poco y en ella todos hemos arrimado el hombro y en ese sentido es una película muy especial.

¿Qué es «Un efecto óptico»?

Un punto de vista distinto, como los trampantojos, donde algo parece que es y luego no lo es, o al revés. Es un viaje donde parece que vas y no es lo que te encontrabas pero al final sí lo es. Es un poco un reflejo de la vida y una metáfora de muchas cosas. La película es difícil de explicar pero es fácil decir que habla de muchas cosas y es fácil reconocerlo. Habla de nosotros mismos, de lo perdidos que estamos en la vida y en las relaciones. Todo se ve a través de un matrimonio un poco ya desencantado, con una hija adolescente que ya se ha ido de casa donde el síndrome del nido vacío está reflejado y se ve muy claro. La peli habla de cómo tratamos de salvar las parejas, de los sueños, de los miedos, las frustraciones, de porqué hacer el viaje que tienes que hacer aunque no te apetezca y tienes que pasarlo bien sin tener ilusión por nada «Un efecto óptico» habla del cine dentro del cine, es una película que está mal hecha... es una peli difícil de contar.

Las caras y gestos tanto tuyos como los de Carmen Machi dicen mucho.

Dicen casi más que las palabras. Hay mucha economía. El montaje que Juan ha hecho a nosotros también nos ha sorprendido. En la peli hay varias vueltas y al hacerla yo no pensé que, al final, iba a quedar así. Me monté una película en mi cabeza que luego no fue. He tenido la sensación de que la película nunca estaba terminada y creo que si dejáramos al director seguir la seguiría montando y dándole vueltas. La peli es inquietante y genera estados de ánimo más que la certeza de entender la historia. Es, podríamos decir, muy rara, porque quieres saber pero no sabes y como espectador, al final, lo que quieres saber es que le pasa a esta gente.

¿Podríamos decir que es una película de detalles para ver sin pestañear?

Es que, en la peli parece que no pasa nada pero, sin embargo, te tiene muy pillado y capta totalmente tu atención. No es una peli fácil porque no es cómoda de ver porque exige que el espectador sea activo y esté dándole vueltas a lo que ve, pero no es un puzzle que haya que resolver ni nada parecido. La peli no es una trampa, ni un pasatiempo que tengas que resolver, no, simplemente te dejas llevar como espectador y te genera muchos estados de ánimo y a mí eso me parece muy interesante.

Ante la necesidad que todos tenemos de viajar y lo enloquecidos que estamos todos, ¿podíamos decir que es la película perfecta para este momento?

Es curioso, cuando la rodamos en octubre o noviembre del 19 en Nueva York aun no existía la covid ni utilizábamos mascarillas. ¡Vaya tela! Una película tiene sus tiempos y con la pandemia todo se ralentizó y afortunadamente ahora se va a estrenar en cines, algo inaudito en los tiempos que corren. Pero curiosamente es muy premonitoria porque te deja la sensación de estar encerrado porque es muy claustrofóbica y yo, al ver la peli en el festival de San Sebastián, también me acordé del confinamiento y sentí sensaciones parecidas. Es una peli tan especial, tan extraña y tan poco usual....

Tras un año tan duro, ¿te hace sentir algo especial el hecho de que la película se estrene en cines?

Me parece un milagro salir con un número de copias que esté bien y que la gente vaya al cine porque creo que esta película es para ver en una sala oscura porque es muy metacine y habla del cine dentro del cine. Es una suerte y una alegría que se pueda ver en cines. Estoy especialmente contento.

¿Por qué crees que el público no acaba de animarse a ir al cine?

Hay que vencer los miedos porque la cultura es segura y aun no ha pasado nada en ninguna sala ni en ningún evento cultural. En los tiempos que corren estamos muy necesitados de ficción, necesitados de algo que nos saque de la terrible realidad que nos ha tocado vivir. En el teatro, por ejemplo, estamos tan agradecidos con el público que al final de la función les aplaudimos por venir y vencer esos miedos.

A pesar de todo, estas en un buen momento porque estrenas película, se reanuda en televisión «Los hombres de Paco» y estas de gira con «Anfitrión».

Estoy viviendo un momento interesante y feliz por estar trabajando. El otro día leía un informe de AISGE en el que decía que el 97% de los actores están en el paro y tengo la suerte de permanecer a los pocos que trabajan; hasta antes de la pandemia, el estudio decía que el 80 % de los actores estaban en paro y yo tenía la suerte de pertenecer a ese 20%. Doy gracias cada día por estar trabajando y hacer lo que más me gusta que es mi trabajo.

Compartir el artículo

stats