Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura como altavoz de moda

Diez diseñadores, fotógrafos, estilistas, maquilladores y modelos participan en el CLEC Fashion Movement.

La colección de Juan Vidal en el Palacio Ducal de Gandia

Historia. Patrimonio. Arte. Moda. Cultura. Espacios que inspiran. Diseños que van más allá de simples trazos. Confecciones hechas a mano por artesanos. Diseñadores que se inspiran en obras arquitectónicas para crear sus colecciones. Trajes que son piezas de arte y se funden con el patrimonio. Modelos que dan cuerpo a los diseños y vida a los espacios. Simbiosis. La moda valenciana, o más concretamente los diseñadores que forman parte de Dimova, han sacado sus colecciones de los talleres para convertir diez rincones de la Comunitat Valenciana en altavoces de un sector que quiere y busca reivindicarse como estratégico. Porque la moda es industria; un negocio lleno de oportunidades y desafíos debido a su constante reinvención.

La colección de Francis Montesinos en la Lonja de València

Tras un turbulento 2020, la moda quiere y necesita alzarse. En este caso, el empujón se lo da el CLEC Fashion Movement, con una acción que surge de la necesidad de dar visibilidad al diseño valenciano con una propuesta inclusiva en la que confluyen todas las áreas que engrandecen a la moda valenciana. Porque no hay tiempo que perder. La pandemia suspendió la segunda edición del festival y, a solo seis meses de que se realice la de 2021 -será el 22 y 23 de octubre-, Miquel Suay, Dolores Cortés, Yvan Andreu, Francis Montesinos, Javier Visori, Beatriz Tafaner, Sonia Carrasco, Isabel Sanchís, Juan Vidal, Anaís Vauxcelles de 404 Studio y Álvaro Mars se han embarcado en un proyecto que, para exhibir poderío y si como de una editorial de moda se tratara, les ha obligado a trabajar en sintonía con modelos, maquilladores, estilistas y fotógrafos valencianos unidos al azar. El objetivo, entre otras cosas, fomentar el trabajo en equipo y crear vínculos de colaboración inexistentes.

La colección de Javier Visori en el Centre del Carme

«Buscábamos nutrirnos de nosotros mismos. Aunar esfuerzos y ayudarnos entre nosotros conectando la moda valenciana con el patrimonio», apunta el diseñador Miquel Suay, presidente de la Asociación de Diseñadores Moda Valenciana (Dimova). El resultado de utilizar como escaparate La Lonja, el Centre del Carmen, el Palacio del Marqués de Dos Aguas, l’Albufera, el Palacio Ducal de Gandía, el Castillo de Peñíscola, el Castillo Romano de Sagunt , el Palacio de Altamira en Elx o la plaça La Seu i Antic Hospital Real de Xàtiva, ha sido sobresaliente. «La moda valenciana tiene que visualizarse porque existe. ¿Que falta cultura de moda? pues entre todos intentaremos generarla», lanza Suay, que, ya casi como un empeño personal, se ha propuesto relanzar el sector para que tenga un sello identitario y porqué no, llegue a abanderar la moda nacional.

La colección de Sonia Carrasco en l'Albufera

La colección de Isabel Sanchís en el palacio del Marqués de Dos Aguas

Compartir el artículo

stats