Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuria Adraos , la reina del TikTok

La valenciana se transforma semanalmente en un personaje de ficción para compartirlo en las redes sociales donde tiene más de tres millones de seguidores

Nuria Adraos mientras se autorealizaba  el maquillaje de Tadeo Jones

Nuria Adraos mientras se autorealizaba el maquillaje de Tadeo Jones

Son las 9.30 de la mañana, Nuria Adraos se sienta frente al espejo. Lo tiene todo preparado: carne artificial para los ojos, goma eva para hacer realces, postizos, el casco... La maquilladora, como todos los sábados, se dispone a «acoplar» a su cara a un personaje. En este caso a Tadeo Jones. A mano alzada, sin moldes ni calcos, Nuria se autocaracteriza para «despejar» su mente, «pasarlo bien» y compartir con sus seguidores en Tik-tok, Instagram y Twitch el proceso. La valenciana tiene, en la primera red, más de 3 millones de seguidores -con vídeos que han superado los 14 millones de visitas- y en la segunda «solo», lamenta, 224.000 seguidores. Es una «makeupfluencer». Eso sí, su trabajo no tiene nada que ver con el de las multimillonarias Kylie Jenner, James Charles o Jeffree Star, las tres gurús de internet del maquillaje, porque Nuria no se dedica a explicar cómo distribuir la base, pintarse los ojos o aplicar el colorete, ella se ha especializado en algo tan extravagante como es la autocaracterización. Y en España, la valenciana, es la más seguida. «Desde los 11 años, tras participar en una representación del musical Cats en el colegio, tenía claro que esto es a lo que me quería dedicar. Lo dije en mi casa, lo aceptaron y me regalaron un maletín de maquillaje», sorprende, rodeada de lápices, pinceles, brochas, maquillajes de agua de color, espejos y cámaras. «Hay mucho body paint, pero muy poca gente que se lo haga así misma. Ahí está la singularidad», reconoce. Lo suyo, visto el resultado, es toda una habilidad; un arte que practica semanalmente y que le está reportando tantos beneficios que ya ha creado una empresa en la que participan varios de sus familiares. «El maquillaje me genera muchas publicidades en las redes pero si algo tengo claro es que no quiero ser una teletienda, las cosas que no me gustan no las recomiendo y eso lo dejo claro en todos los contratos», afirma. «Mis maquillajes no tienen precio porque este no es un servicio que yo ofrezca pero sí me da una visibilidad que me beneficie en otras muchas cosas», se sincera. A Nuria le va la caracterización extrema, desde convertirse en un personaje de Disney -Anastasia es uno de los últimos que ha realizado- hasta transformarse en prácticamente cualquier personaje de la saga Harry Potter -Bellatrix Lestrange o Herminione Granger son sus favoritos-.

Nuria, en su casa Eduardo Ripoll

El camino, sin embargo, no ha sido fácil. Con 16 años, y cuando estudiaba el Grado Medio de Estética, la influencer se vio obligada a cerrar su canal de Youtube porque se metían con ella. Y, a lo largo de estos años, estar tan expuesta le ha dado más de un dolor de cabeza. «Pero lo he ido superando», relata. Con el Grado Superior de Estética y un Máster en Maquillaje y Caracterización, la «artista-creativa», así se define, decidió subir contenidos diarios a las redes sociales para, finalmente, encontrar su «particular» estilo y, con el confinamiento, convertirse en toda una referencia. TikTok es su principal herramienta. «Un vídeo de una caracterización de Rey León se hizo viral y en solo unas horas se disparó todo. Fue increíble ver cómo en tres horas gané 26.000 seguidores y, en un día, cien mil. Con estas cifras, la responsabilidad ya es importante», relata. «Sé que hay mucha gente que está esperando a los sábados para ver qué hago. Por ejemplo, en Twitch -sorprende que, en una red como esta, al poner en el buscador Nuria, ésta ya aparezca como primera opción- ofrezco todo el proceso e interactuo. Mi novio me va leyendo los comentarios y respondo. Yo actúo con naturalidad y eso, creo, es lo que engancha a la gente», explica.

La maquilladora pintando a Tadeo Jones Eduardo Ripoll

«Soy una friki del mundo de la fantasía y me flipa interpretar a actores de doblaje, así que lo uní todo y creé mi propio estilo dando vida a los personajes de los que me caracterizo», narra. «No me da miedo ningún personaje porque, con más o menos esfuerzo los saco todos. Ya tengo claro qué y cómo lo tengo que hacer. A veces me cuesta cinco horas y a veces nueve», sorprende. Porque horas, le echa. «Tiene que ser todo muy minucioso, un mal trazo o una mala perspectiva lo arruina todo», sostiene Nuria que, en sus inicios, se inspiraba en Abbyroberts.

Primeros trazos del maquillaje

Primeros trazos del maquillaje Eduardo Ripoll

«Las redes lo globalizan todo. Nunca sabes hasta dónde van a llegar las creaciones, pero sorprende, por ejemplo, que el 80 % de mi comunidad de TikTok sea de fuera de España», lanza. Consolidada en la red -vive , y bien, de ello- se siente «muy orgullosa» por dar voz a la caracterización de fantasía y su sueño es llegar a tener una marca de maquillaje especial para caracterización para lo que ya está en negociaciones. De momento, y aunque reconoce que entresemana «nunca» se maquilla, ha cedido su nombre a una conocida marca para una exclusiva caja de maquillaje convencional y está inmersa en varios proyectos.

Nuria, durante la caracterización

Nuria, durante la caracterización Eduardo Ripoll

A las 19 horas, tras parar solo media hora para comer, el maquillaje está terminado. Un par de fotos, a editar el vídeo y a la ducha. Sobre las ocho de la tarde, el trabajo de todo un día ha desaparecido bajo el agua y en la cabeza de Nuria, mientras se aplica serums calmantes para nutrir la piel, ya está presente su nueva obra. El lunes, «a huequecitos» se documentará, hará el boceto y buscará materiales audiovisuales y atrezzo para tenerlo todo preparado para el sábado. Será una vuelta a empezar.

Detalle de las pinturas Eduardo Ripoll

Compartir el artículo

stats