Josep Boix y Joan Moratalla llegaron a esto por distintos caminos. Joan estudió con Evarist Miralles en el CDT de Gandía y trabajó con grandes cocineros valencianos como Vicente Patiño y Ricard Camarena para luego completar su experiencia a través de un pequeño periplo por el extranjero que le llevó desde Londres a Dubai. Josep estudió económicas. Se fue a Barcelona a hacer un master en bolsa pero después de un año con un estres brutal empezó a cocinar en un centro de formación en yoga y mindfulness, simplemente porque le pareció una buena oportunidad para cambiar de aires. Allí empezó una carrera por restaurantes y hoteles que le llevó a conocer a Joan. Los dos son cocineros aunque a Josep le ha tocado estar en sala. Como el propio Josep reconoce «Joan ha tenido la suerte de estar en restaurantes de estrella michelin y cada uno ha tenido que asumir su rol».

Corvina con hervido valenciano. POR santos ruiz

Plantean Som como un espacio que se aleje de lo habitual. En lo que al ambiente se refiere lo han conseguido. Buscaban un local alejado de las urbes y de las zonas populosas de la costas y encontraron este bajo en el casco antiguo de Xàbia. La decoración sencilla, casi básica, te transporta hacia esas casas de pueblo que habitaban nuestros abuelos. Es un mensaje claro que lanzan para reivindicar una filosofía de vida que busca reencontrarse con la calma del pasado. Luego, en la mesa, esa búsqueda de la tradición se ve confunde con una cocina más elaborada en la que vemos tópicos de la cocina contemporánea. Preparan, por ejemplo, una buena coca de aceite que cubren con crema de aguacate, panceta a baja temperatura y salsa hoisin o un bonito confitado con cebolla en escabeche y crema de berenjena a la brasa que les sirve de farsa para un ecler (bocadillo de pasta choux). Son platos correctos, pero nos recuerdan demasiado a cosas ya vistas. Convencen más cuando se lanzan hacia una cocina más franca, más directa, más sincera. Como su perdiz en dos texturas con estofado de lentejas y col lombarda, la corvina con hervido valenciano o la paletilla de cordero con demi glass y zanahoria a la brasa.

Paletilla de cordero con demi glass y zanahoria a la brasa. POR santos ruiz

La carta de vinos anda justita de referencias, pero sembrada de vinos de la tierra muy poco conocidos a los que se une alguna joyita de fuera que se mantiene en esa línea de vinos personales.

Perdiz en dos texturas con estofados de lentejas y col lombarda. POR santos ruiz

Som es una propuesta que apetece y que resultará más interesante cuando su cocina se parezca más a lo que ellos quieren ser. Cuando se atrevan a ser más sinceros y directos ganarán en frescura, serán mejores y resultarán más diferentes. De momento están empezando y ya vale la pena la visita. Un restaurante distinto en una localidad en la que cuesta apartarse de la cocina más popular.