Son tiempos difíciles para desarrollar proyectos sociales. El confinamiento de 2020 paralizó muchas iniciativas inclusivas, y la crisis que ha provocado la pandemia ha mermado considerablemente los recursos de entidades como Fundación Asindown, entidad sin ánimo de lucro creada en 1989 en Valencia por padres y madres de niños, jóvenes y adultos con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales, que con la llegada de la pandemia se vio obligada a paralizar la mayoría de iniciativas. Pero afortunadamente siempre aparecen empresas y colectivos dispuestos a seguir remando junto a entidades de este tipo. Así ha sido con Bodega Sierra Norte, firma con sede en Requena que acaba de lanzar una nueva familia de vinos, ‘Genéticamente rebeldes’, que nace con vocación solidaria y con un firme compromiso con Fundación Asindown.

Y es que la compañía valenciana destinará un alto porcentaje de los beneficios generados por estos vinos para dinamizar uno de los proyectos de la Fundación que quedaron truncados por culpa del confinamiento, ‘La Mare que va’, iniciativa que se desarrolla en La Marina de València mediante la que se formará en hostelería y restauración a chicos y chicas con síndrome de Down y discapacidad intelectual, con el objetivo de contribuir a su inserción social y laboral, así como visibilizar sus capacidades. Pero Asindown quiere ir un paso más allá, ya que ‘La mare que va’ se proyecta, además de cómo escuela, como un espacio multidisciplinar en torno a la inclusión, que busca aunar el mundo de la cultura, el tejido empresarial y las administraciones públicas, como punto clave de reunión y convivencia, y con un ambiente que favorezca la colaboración y la inclusión.

Luis Pérez y Eva Ramón, de Asindown; y Ricardo Calatayud, de Sierra Norte. Levante-EMV

Los nuevos vinos solidarios de Bodega Sierra Norte adoptan el lema de la propia Fundación. Se trata de un tinto elaborado de manera exclusiva con uvas de la variedad Bobal procedentes de viejos viñedos con más de 60 años de edad y con una crianza en barrica de roble de seis meses, y un aromático blanco elaborado con una base principal de Verdejo y un pequeño porcentaje de Macabeo. Se trata de dos elaboraciones que cuentan con el sello ecológico y son aptos para veganos y que ya están disponibles en tiendas especializadas, grandes superficies como El Corte Inglés, Alcampo o Carrefour y canales de venta de vinos on-line.

Para Ricardo Calatayud, director comercial de Bodega Sierra Norte, «construir este proyecto junto a Fundación Asindown ha sido muy enriquecedor, ya que nos ha permitido conocer de manera muy personal el trabajo que realizan para la inclusión social y laboral para las personas con síndrome de Down y discapacidad intelectual. Saber que parte de nuestro trabajo irá destinado a impulsar su labor es realmente satisfactorio para todo el equipo de Sierra Norte.