La crisis económica provocada por la pandemia no ha impedido a Coviñas mantener la línea ascendente que viene protagonizando durante los últimos años. La bodega de Requena ha cerrado el ejercicio contable con unas ventas de vino embotellado que superan los 16 millones de botellas, gracias en gran medida a su fortaleza en el canal de la alimentación y su política de diversificación en lo referente a las exportaciones, ya que en la actualidad opera en más de treinta países de todo el mundo. Las nuevas colecciones de vinos recientemente lanzadas al mercado (principalmente los Aula) han sido fundamentales para mantener el crecimiento en el mercado.

La entidad (que representa a una decena de cooperativas de la zona) ha culminado el año con una facturación (incluyendo vino embotellado y a granel) de más de 47’5 millones de euros, un 7’5% más que el ejercicio anterior. Además, durante el año se realizaron inversiones por valor de casi un millón y medio de euros.

Un grupo de prescriptores y periodistas especializados en el sector del vino visitarán a principios del mes de septiembre el término municipal de Requena invitados por la Asociación de Elaboradores de Cava de Requena con el objetivo de mostrar la tradición cavista de una zona que viene elaborando espumosos de segunda fermentación en botella (método tradicional) desde hace cuatro décadas.

El encuentro servirá para que los profesionales de la comunicación visiten las siete bodegas que actualmente conforman la asociación (Coviñas, Bodegas Hispano+Suizas, Chozas Carrascal, Torre Oria, Dominio de la Vega, Unión Vinícola del Este y Pago de Tharsys) y puedan catar cada uno de los cavas que producen en sus instalaciones. Para Emilio Expósito, presidente del colectivo de cavistas de Requena, esta iniciativa «supone una gran oportunidad para aumentar el conocimiento que tienen los consumidores sobre nuestros cavas y aumentar nuestra presencia en el mercado».