Sesenta años contemplan ya la trayectoria de Bodega Las Virtudes de Villena, una cooperativa nacida a principios de la década de los años sesenta fruto de la necesidad de aunar esfuerzos por parte de pequeños productores de este municipio alicantino. Con más de quinientos socios (entre las secciones de vino y aceite), Las Virtudes concentra la mayoría del viñedo en Villena, de los que nacen vinos que están presentes en los principales mercados de todo el mundo.

Si bien en sus inicios la entidad enfocó sus esfuerzos en mejorar sus instalaciones para garantizar un proceso de elaboración estable, en los últimos años ha trabajado en el diseño de nuevas gamas de vino embotellado, configurando un porfolio con vinos frescos y desenfadados como los de la colección Lavirtu o el blanco Arrocero junto a otros más serios y estructurados como Patojo, Casa Ritas o Vinalopó. Además es una de las escasas bodegas de la DOP Alicante que mantienen viva la tradición del Fondillón con Tesoro de Villena, un Fondillón con solera de 1972.

Aunque las limitaciones sociales provocadas por la Covid han impedido organizar eventos multitudinarios, Las Virtudes ha aprovechado estas últimas semanas para albergar eventos como la celebración de ‘Vendimia Abierta’ ola asamblea de la Unión de Asociaciones Españolas de Sumilleres.