Llevar un estilo de vida saludable ayuda a que uno se sienta bien tanto física como mentalmente. Tras el verano, reanudar costumbres, ayudará a mantenerse más relajados y enérgicos. Y sí, hay que alejarse del estrés y la melancolía que pueden inundar algunos días. Te damos una pequeña ayuda:

Despierta con energía: Prepárate un desayuno completo y equilibrado que incluya al menos tres grupos de alimentos como cereales, lácteos y fruta.

Dedícate tiempo a ti, a descansar, y no te cargues de demasiados planes.

Cocina recetas sencillas, que no te quiten mucho tiempo al prepararlas y así podrás aprovechar más el día.

Planifica tus comidas. Además de organizar mejor la cesta de la compra, recuerda incorporar diversos alimentos de origen vegetal, lo que te ayudará a llevar una dieta más saludable y sostenible.

Prueba nuevas recetas. Seguro que durante las vacaciones has probado algún plato saludable y delicioso, prueba ahora a hacerlo en casa.

Hidrátate. La hidratación es un factor importante para mantener las funciones del organismo: agua mineral, agua con cítricos, smoothies de frutas y cereales, tés fríos…

Mantente activo, te hará sentirte mejor y recargar pilas cada día.

Desconecta aparatos eléctricos. Te ayudará a despejar la mente y la vista.

Snacks ricos en nutrientes. Los tentempiés a media mañana o por la tarde son tus mejores aliados para controlar el apetito hasta tu siguiente comida.

Actitud positiva. Esto siempre te ayudará a conseguir todo lo que te propongas.