Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sara Sálamo: "Las mujeres no podemos ir mendigando igualdad»

La actriz se encierra en un idílico ressort con Loles León, María Barranco, Antonio Dechent y Leo Harlem para protagonizar «El refugio»

Sara Sálamo particia en El refugio, la comedia de las navidades Zaragozá

A Sara Sálamo le gusta replantearse las cosas, no dar nada por sentado y hacer partícipes a sus seguidores de ello. Quizás por ello, con bastante asiduidad, sus tuits se convierten en motivo de debate. La actriz en ‘El refugio’, la comedia que hoy se estrena, da vida a una mujer que «dice todo lo que se le pasa por la cabeza» y para la que la sinceridad se acaba convirtiendo en un problema.

¿Te imaginas encerrada en un refugio durante unas navidades?

Espero que no, la verdad. Debe ser como un Gran Hermano que verlo desde casa divierte muchísimo pero vivirlo es otra cosas. No quiero ni pensar lo que debe ser vivir encerrado con gente que te cae mal, sin calefacción, comida y con adversidades. Psicológicamente, un encierro debe ser bastante duro.

Quizás, la diferencia está entre compartirlo con quien eliges o con quien te obligan.

Bueno... las estadísticas demuestran que la gente se separa más tras el verano que es cuando realmente las parejas están juntas. Cuando cada uno anda liado con su trabajo es una cosa y cuando pasas las 24 horas juntos otra.

¿Qué necesitarías para ser feliz en un refugio?

Poder seguir en activo de alguna forma trabajando con algo que me estimulara, mis chicos y mis perros. Y ya.

Pero de ese refugio, te recuerdo, no podrías salir.

Podría escribir guiones y me las ingeniaría para seguir trabajando encerrada como pudiera.

¿Eres de las que disfruta y celebra las navidades?

Es mi época favorita del año. Me encantan. Ahora parece que hay mucho Grinch, pero son fechas que me gustan. Es una época en la que, al margen del consumismo y de que tienes que cumplir con ciertos compromisos que a lo mejor no te apetecen, a mi son fechas me ilusionan.

¿Qué es ‘El refugio’?

Es una comedia muy loca. Todo pasa en un refugio de montaña bellísimo que promete ser muy inspirador pero que se convierte en todo lo contrario porque en él hay personajes muy histriónicos y desesperantes que no paran de hacerse la vida imposible unos a otros en vez de ayudarse. A todo eso le sumas que se han quedado sin cobertura, comida y calefacción lo que genera situaciones enrevesadas. Creo que al espectador le producirá muchas carcajadas.

Eso es lo que necesitamos.

Pues sí, y ahora que lo dices, me cuesta encontrar películas con las que ir al cine con mis hijos. Esta es ideal para disfrutar en familia, un planazo para estas vacaciones.

Sara Sálamo Zaragozá

¿Y cómo es Alex, tu personaje?

Es una mujer que no está acostumbrada a que nadie le diga que no. Ella es rica desde la cuna y ha estudiado en los mejores colegios y universidades. Es una gran profesional en lo suyo, pero muy soberbia y antipática con la gente que considera que no está a su altura. Es una mujer que dice todo lo que se le pasa por la cabeza y ser tan sincera es para ella un problema. Es un personaje con el que me he divertido y he disfrutado mucho haciéndolo. A Alex me la llevo conmigo, desde luego.

Pues si verbaliza todo lo que piensa, quizás necesitemos más Alex.

No sé si estamos preparados para eso porque, aunque dice todo lo que piensa, la forma de decirlo no creo que sea la mejor porque hiere muchas sensibilidades al no tener ningún tipo de filtro.

Trasladándolo a personajes públicos, pedimos que verdad y, cuando lo hacéis, se os critica.

Totalmente, pero es que ahora se critica todo y por todo.

Te has hecho un máster. En redes sociales entras muy fácilmente al trapo y no rehuyes los enfrentamientos.

No lo considero una valentía. El activismo es así. Si puedes generar un debate para que la gente se pregunte si lo que venimos haciendo está bien o no es bueno. El mero hecho de que algo sea una tradición para mí no significa que eso sea una verdad universal. Para mí es importante que nos cuestionemos si las cosas pueden mejorarse pero parece que eso genera bastante malestar. Hay mucha gente que prefiere no cuestionarse nada y le irrita, de hecho, que se planteen distintas cuestiones.

Leí una entrevista tuya en la que decías que te parecía «tremendo» el ir «mendigando» igualdad.

La igualdad no se puede mendigar, es algo que parece muy obvio pero que no lo es porque recordemos que el machismo no está solo en los hombres. Yo misma me encuentro con comportamientos machistas, racista o homófobos que me interesa ir corrigiendo, pero es un trabajazo. Me intereso por mejorar y ahí está el quid de la cuestión, el analizarnos y el buscar las cosas que deberíamos mejorar no solo en la sociedad sino en nosotros como individuos.

La igualdad está tan lejana como que, con todos los trabajos que has hecho, esta ha sido la primera vez que te has puesto a las órdenes de una mujer.

Sí, es bastante llamativo. Hace poquito hice un cortometraje para Vogue, un fashion films, y lo dirigió Inés de León y esa fue mi primera vez, pero solo hace unos meses. En una película esta ha sido la primera vez que me ha dirigido una mujer.

Ojalá sea la primera de muchas.

Espero que sí porque si el personaje femenino está escrito o dirigido por una voz femenina es diferente. Ni mejor ni peor, diferente. Nosotras tenemos otro tipo de preocupaciones, miradas, formas de contar las cosas y creo que es interesante conocer la voz de tantas mujeres que son talentosas y que hasta ahora no se han atrevido por no tener referentes. No es solo una cuestión de género.

Has escrito un libro «El ocaso del mono que arañaba la pared», tienes dos niños, haces tele, anuncios... tus días dan mucho de si.

Y lo hago llorando mucho porque quiero abarcar mucho. No me apetece perderme nada de mi etapa laboral ni tampoco de la etapa personal que estoy viviendo. Duermo poco e intento maximizar todo lo que puedo los ratitos que voy sacando.

¿Qué papel representaría tu momento vital?

Sigo esperando el personaje por el que nadie apostaría un duro por verme y fuera un verdadero reto poderlo encarnar por ser completamente distinto a mí . Eso es a lo que aspiramos la mayoría de actores en la profesión. Una composición de personaje es algo más intenso y divertido y que llega poco.

¿Te planteas volver al teatro?

Hice y produje obras para poder acceder al circuito pero el cine y el teatro son dos mundos alejados y si metes la cabeza en uno cuesta mucho acercar posturas con el otro. Durante un tiempo estuve muy enfocada en eso, pero lo dejé de lado. No se ha dado pero es algo que me encanta. Mi trabajo es ser actriz y no me importa el medio en el que se haga.

Compartir el artículo

stats