Para Dominio de la Vega la Bobal es mucho más que una uva. El enólogo Daniel Expósito parece haber dado con la ‘fórmula mágica’ para crear tintos de alta expresión que condensan las cualidades de una variedad a la que cada vez se la toma más en serio en el contexto internacional gracias a etiquetas como Bobal en Calma, Paraje Tornel o Finca La Beata, tres vinos que hablan del paisaje donde nacen sus uvas y de unos tipos de tierra que Expósito conoce como nadie y de los que extrae toda su esencia.

Avalados por la crítica internacional (hace unos años los prestigiosos Decanter tildaron a Finca La Beata como mejor tinto de Bobal de toda España y Paraje Tornel está considerado entre los mejores del arco mediterráneo por prescriptores de la talla de Robert Parker o Sarah Jane Evans) esta trilogía de vinos de Bobal son el mejor aval para una bodega que apuesta por la diferenciación con otros vinos el perfil cosmopolita como el blanco Recuérdame o el rosado Mírame.

Más allá de la elaboración de vinos de calidad, Dominio de la Vega participa de manera continua en proyectos de investigación. En la última década ha invertido 700.000 euros en varios proyectos relacionados con el cambio climático, la elaboración de cavas de calidad o el desarrollo de nuevas técnicas para mejorar la calidad de los vinos de Bobal, y esta misma semana han presentado un nuevo proyecto eco-sostenible que sitúa a la bodega de Requena como pionera en este campo.