Los peores momentos de la pandemia, hace ahora dos años, nos dejaron también alguna buena noticia en materia enológica, como el lanzamiento de «Bobal Blanco y Negro», una exclusiva línea de vinos producida por Bodegas Vicente Gandía de la mano de su director técnico, el enólogo Pepe Hidalgo. Se trataba de una gama compuesta por dos vinos diferentes elaborados con la uva más típica de Utiel-Requena, la Bobal, en este caso un tinto frutal y bien estructurado y un blanco vinificado con la técnica Blanc de Noir mediante la que se obtiene vino blanco a partir de uvas tintas.

Dos años después la compañía valenciana ha decidido completar la colección, ahora convertida en trilogía gracias a la llegada de un rosado de Bobal elaborado, al igual que los dos anteriores, con las uvas vendimiadas de las cepas más viejas de la Finca Hoya de Cadenas, enclavada en el término de Utiel a unos 900 metros de altitud.

Bobal Rosa se elabora a partir del prensado directo de uvas enteras, extrayendo solamente el 50% del mosto para obtener una base rica en aromas primarios. Tras la fermentación permanece tres meses en contacto con sus lías, tiempo en el que gana en untuosidad y volumen en boca. El nuevo rosado de Vicente Gandía ya está disponible en restaurantes, tiendas especializadas y en la tienda on-line de la bodega.

De la calidad de estos vinos hablan los galardones y reconocimientos obtenidos en los últimos meses. Así, Bobal Blanco ha conquistado la medalla de oro que otorga la Unión Española de Catadores, mientras que Bobal Negro ha logrado la medalla de oro en los Sakura Women’s Wine Awards de Japón.