Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Bustamante | Cantante, protagonista de «Ghost, el musical»
David Bustamante Cantante

David Bustamante: "Me marco retos para no estancarme"

El cantante da el salto al teatro musical y protagoniza Ghost, el musical que, hasta el 12 de junio, se puede ver en el teatro Olympia

David Bustamante en el teatro Olympia GERMAN CABALLERO

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser uno de los protagonistas del amor eterno que Sam y Molly protagonizan en ‘Ghost’? Pues a veces, asiente David Bustamante, los sueños se cumplen. El cantante creció viendo la película y canturreando su banda sonora porque, desvela, era la favorita de sus padres y ahora es él, en su debut en el teatro musical, quien interpreta a Sam . Dice que aceptó el proyecto, que ahora se puede ver en el teatro Olympia, porque sintió que era un buen momento para experimentar, aprender y volver a sentirse «artista».

David Bustamante, sobre el escenario del Teatro Olympia GERMAN CABALLERO

Confiesa David Bustamante que aceptar participar en Ghost, el musical ha sido uno de los sí «más valientes» que ha dado en su carrera. Y se felicita por ello. Pero el esfuerzo, apunta, está siendo «bestial» porque en cada función busca «la perfección» ya que la historia lo merece. El cantante dice que interpretar a Sam le divierte «un montón» porque creció viendo en casa, «una y mil veces» la película protagonizada por Patrick Swayze, Demi Moore y Whoopi Goldberg. En las funciones que se van a representar en el teatro Olympia hasta el 12 de junio, Bustamante actuará mañana a las 21:30 h y el domingo a las 17 h. A partir del jueves, 19 de mayo, lo hará todos los jueves a las 20 horas, viernes y domingos a las 18 horas y los sábados a las 21:30h. En el resto de funciones, a Sam lo interpretará el también triunfito Ricky Merino.

¿Qué te lleva a embarcarte en un musical?

Me lo ofreció Silvia Montesinos, la directora adjunta de este musical y actualmente mi profesora de interpretación. La idea de participar en un musical me atraía y deseaba vivirlo. Me apetecía vivir la experiencia porque he crecido con ellos porque me los mostraba mi padre y, quizás, es la semilla que me ha hecho querer ser quien soy. He visto mil veces ‘Jesucristo Superstar’. Me encantaba Camilo Sesto. Y yo me imaginaba ahí. Cuando me llegó esta historia pensé que Sam era el personaje ideal y dije sí a la primera. Tras dos años de pandemia ha sido el reencuentro más dulce y bonito que podía tener con el público. Cada representación está siendo muy especial.

¿Te ha resultado difícil pasar del registro cantado al actoral?

Me gustan los retos y me embarco en muchos proyectos que me hacen mantenerme y seguir vivo. Acabo de cumplir 40 años y tengo la misma ilusión que tenía con 19, cuando empecé. Este musical me está haciendo crecer no sólo como artista sino como persona. Soy de los que se marca desafíos para no estancarse. Quiero aprender y, en este caso, me han dado la oportunidad de hacerlo y estoy disfrutando muchísimo con ello.

¿No tienes miedo a defraudar? Los musicales son muy exigentes.

Ahí está mi reto. Lo más bonito que me están diciendo al terminar la función es que han dejado de ver a Bustamante para ver a Sam. Y eso es lo que busco. Estoy disfrutando y no sufriendo que era el miedo que yo tenía. Al principio no me veía capaz de aprenderme un tocho de texto como el que tengo porque me paso dos horas en el escenario. Ahora entiendo a Sam y me meto totalmente en su piel. De repente, un día fluyó, salió, cerré el guion y dije hostia, qué bien me lo paso. Estoy rodeado de gente que tiene un talento soberbio. Es increíble ver la facilidad que tienen camaleónica de bailar, de cantar, de interpretar... Creo que no hay artista más completo que el de teatro musical, son absolutas máquinas de las artes escénicas y aprendo muchísimo de ellos.

David Bustamante protagoniza Ghost GERMAN CABALLERO

¿Está siendo un volver a empezar?

Sí, y me encanta. Ha sido como despojarme de todo y empezar con los ojos bien abiertos y los oídos súper atentos. Soy como una esponja totalmente virgen absorbiendo de todos mis compañeros

¿Qué es más difícil, crear o defender el personaje?

Crear. Lo más complicado ha sido quitarme el peso de encima de que no soy Patrick Swayze, ni que esto es cine. He construido mi propio Sam y Ricky Merino hace su Sam. No busco disfrazarme, sino meterme en el personaje y sentirlo como mío. Coincido con Sam en su forma de sentir, en lo pasional que es y en su manera de amar. Yo, como él, haría cualquier cosa por los seres que quiero.

¿Es el reto más grande al que te has tenido que enfrentar?

Es uno de los más valientes y el más complejo. Pero también es de los más bonito que he hecho en mi carrera y eso que he hecho bastantes cosas.

¿Te convierte este proyecto en mejor cantante?

Sí, sin ninguna duda. Creo que hay un antes y un después. Actuar me está dando armas que me ayudan a subirme al escenario. Es como que he desbloqueado cosas que había en mí, he roto puertas que antes estaban cerradas y siento que ahora me derramo muchísimo más a la hora de interpretar mis canciones.

Parece que Sam y tu os habéis hecho íntimos.

Le amo, le amo, le amo. Ya lo quería porque es la historia favorita de mis padres y esta película la habré visto 15 veces. Es una historia que me encanta. Yo tenía un perrito que se llamaba Ghost y otro Molly. ¡Imagina! En mi comunión, la banda sonora de ‘Ghost’ fue la música que me pusieron en el vídeo típico de la comunión, ese que nos hacían nuestros papás. De alguna manera estaba destinado a tener algo que ver con esta bonita historia. El círculo se cierra. Creo en el destino y la propuesta me llegó en un momento de madurez profesional y personal, en un momento dulce en todos los aspectos.

¿Entiendes ahora aún más a Sam?

Amo a Sam porque es una persona generosa, amante, luchadora, persistente. Es un personaje muy dulce. Está siendo un regalo hacer algo así. Ya forma parte de mí para siempre.

Como Sam, ¿crees que hay algo más allá de la muerte?

Yo quiero pensar que sí, pero de todas formas y por si acaso, no me dejo nada y vivo el hoy. Aprendo del pasado, disfruto el presente y el futuro ya lo afrontaremos como nos vengan dadas.

Levanta el teléfono y llama a tu mamá, a tu hermano, a tu padre. No somos eternos. Di te quiero. Abre esa botella que tienes guardada para no sé qué día especial y disfrútala hoy. Ábrela. Disfruta. Celebra. Hoy que estamos aquí pero ¿mañana qué?

decoration

Si pudieras atravesar paredes, ¿dónde te gustaría plantarte?

No por cotillear, pero sí me gustaría ir a algún sitio a cantarle las cuarenta a algunos, sobre todo en el Congreso. ¡Madre mía!

De la historia de ‘Ghost’ lo conocemos todo, pero ¿qué tiene que sigue atrayendo?

La lección que nos deja. Nos dice que no dejes nada para mañana. Levanta el teléfono y llama a tu mamá, a tu hermano, a tu padre. No somos eternos. Di te quiero. Abre esa botella que tienes guardada para no sé qué día especial y disfrútala hoy. Ábrela. Disfruta. Celebra. Hoy que estamos aquí pero ¿mañana qué?

Este parón me ha hecho volver a tener todas las ganas que iban envejeciendo con los años. Ahora soy feliz y me siento la persona más privilegiada del mundo.

decoration

¿Tanto te ha enganchado el musical que te podría llevar a arrinconar a la música?

No, no, mi pasión es mi música. Ahora voy a sacar nuevo disco y es lo que más me llena. Creo que es muy compatible y lo disfruto. Amo trabajar, amo tener retos. Han sido dos años muy, muy difíciles, porque nuestro sector ha estado muy castigado. Este parón me ha hecho volver a tener todas las ganas que iban envejeciendo con los años. Ahora soy feliz y me siento la persona más privilegiada del mundo. Además, ahora el público está superentregado.

¿Tanto se nota?

Todos estábamos ávidos de pasarlo bien, de desconectar de esta situación tan trágica en la que ha muerto mucha gente. Los que estamos sobreviviendo a todo esto somos más conscientes de las pequeñas cosas, de lo importante que es simplemente dar paseos, de disfrutar en una terraza y el poder abrazar. Yo echo mucho de menos abrazar. Soy una persona muy sentimental muy de piel y estoy hasta las narices de dar codazos y puños. Echo mucho en falta ese abrazo que te cura y a veces necesitas. De lo malo también se sacan cosas positivas y este ha sido un recordatorio de lo que realmente es importante para todos.

Compartir el artículo

stats