Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NOMBRE APELLIDO adasdas asdasdasdasd adasdas adasdasdasdad

Los Remedios o el poder transformador del teatro

Los Remedios es un viaje a lo que queda en el propio cuerpo, una autoficción autodestructiva que se podrá ver en el Teatro El Musical

Imagen de Los remedios. Luz Soria

Los Remedios es un barrio de Sevilla construido en la década de los cincuenta y todo un ejemplo de mala planificación urbanística. En sus calles crecieron Pablo Chaves y Fernando Delgado-Hierro, dos actores de cuyo reencuentro ha surgido la obra que se representa en el Teatre El Musical, pieza reconocida con el último Premio Max a la Mejor Autoría Revelación. «Los Remedios» es, ante todo, una pieza sobre la amistad como respuesta al desconcierto.

Imagen de la representación que se podrá ver en el TEM Luz Soria

En el montaje, dos amigos de la infancia se juntan para tratar de entenderse a base de representarse tanto a ellos mismos como a las personas que marcaron su desarrollo en el contexto social de sus primeras décadas de vida. «Los Remedios» nace del deseo del reencuentro con uno mismo, con el otro, con el lugar de donde vienen, con las personas que marcaron su desarrollo y les ayudaron a conformar su identidad. «Dentro de la línea de exhibición de propuestas estatales en el TEM, no había mejor manera de iniciar nueva temporada que con el estreno de esta joya escénica, genuina, divertida y profunda a la vez. Una obra que reflexiona sobre el arraigo y el desarraigo, provocando que nos cuestionemos si eso que fuimos es lo que somos. Un texto magistral con un ritmo frenético y un ejercicio actoral impresionante que el público valenciano no debería dejar de ver», aconseja el director artístico del TEM, Juanma Artigot.

Los Remedios, una autoficción destructiva Luz Soria

Esta producción de La Compañía exlímite parte de una historia personal con vocación universal, porque todos hemos crecido en un entorno que nos ha marcado de por vida. Sus creadores e intérpretes se han juntado en una sala de ensayos para indagar en la memoria de sus cuerpos y en la necesidad de la representación y su capacidad transformadora. El ejercicio les ha servido para reconciliarse con sus recuerdos y para mirar al barrio con la perspectiva que da la distancia y el tiempo.

«La autoficción es tarea de funambulistas. Si la imaginación y la creatividad son inmanentes a la creación, nuestra labor ha consistido en mezclar la experiencia personal con la imaginación y la reescritura. Y tal vez el cóctel resultante, del uso de la deformación, la exageración y la máscara, pueda devolvernos una verdad más profunda acerca de nosotros mismos», avanza su director, Juan Ceacero.

Los remedios, Luz Soria

El resultado es una pieza sobre la amistad como respuesta frente al desconcierto que produce la vida y a su vez, una propuesta que reflexiona sobre la raíz de la necesidad de actuar, del nacimiento del actor y de la posibilidad del teatro.

Compartir el artículo

stats