Un camino de baldosas amarillas y un par de brillantes zapatos de tacón rojo. Estas dos imágenes son suficientes para identificar uno de los títulos más conocidos de la literatura infantil y del cine: El mago de Oz. El cuento de Frank Baum y la posterior adaptación cinematográfica de Disney -hoy ya película de culto- han hecho de este fantástico universo una fuente de inspiración de artistas de toda disciplina. Ahora, El Mago de Oz sube también a las tablas de un teatro.

«Viaje a Oz. El musical» es el último montaje de Trencadís y llega al Teatro La Rambleta, los días 6, 7 y 8 de diciembre. La fuerza del tornado más conocido de la literatura universal trae, por primera vez a València, la historia de siempre, contada desde una óptica del siglo XXI. La versión de Trencadís conserva los personajes y paisajes míticos del clásico de Frank Baum, aunque ofrece un mensaje actualizado. 

En palabras de Jose Tomàs Chàfer, director del espectáculo, «queríamos que el espectador reconociese al espantapájaros sin cerebro, al hombre de hojalata sin corazón, al león sin valor… Pero al mismo tiempo queríamos conectar con los niños y niñas del siglo XXI y hablarles de las cosas que verdaderamente les preocupan», explica el responsable de la pieza. 

«Queremos conectar con los niños del siglo xxi y hablar de lo que les preocupa»

Además de ofrecer espectáculo, música y diversión, «Viaje a Oz. El musical» de Trencadís intenta mostrar un camino «muy concreto» al público más pequeño. Según explica Josep Mollà, autor del texto y de las canciones, «queremos poner el acento en el camino que tiene que recorrer Dora, la protagonista de la historia, para darse cuenta de lo que le gusta, de cuál es su verdadera vocación: la pintura». 

Dora hace unos dibujos maravillosos. Además de los vistosos campos de amapolas, le gusta pintar divertidos espantapájaros, originales castillos de latas de conserva y graciosos peluches de león. Sus compañeros del clase adoran sus dibujos, pero el día que llegó Sonia, la profesora nueva, descubrió que aquellas láminas parecían sacadas de un libro muy especial. 

Aquel día, justo cuando estaban a punto de salir de clase, llegó un tornado inesperado que los hizo atrincherarse en el aula. Solo sería una hora. Dos, como mucho, hasta que pasara el peligro para volver a casa. Y, ¿qué podían hacer para entretenerse? ¿Leer la historia de los dibujos de Dora? La fuerza de ese tornado transportará al público a un mundo imaginario, con paisajes maravillosos y personajes fantásticos que encarnarán las inseguridades de Dora para demostrarle que, si lo desea de verdad, no hay nada que le pueda impedir conseguir su sueño. 

El Mago de Oz se representa en La Rambleta Urban

Los dibujos de Dora son una parte esencial de la propuesta de escenografía y constituyen la base del mundo de fantasía por el que la niña tendrá que orientarse para llegar al final del camino y darse cuenta de que la pintura es lo único que la hace volar, soñar y ser feliz

Mary Porcar protagoniza la función en el papel de Dora, Mamen Mengó es Glinda, Àngel Crespo da vida al Espantapájaros, Arturo Sebastià interpreta al Hombre de Hojalata y Adrián Romero se convierte, en cada función, en el León. Y por supuesto, como suele suceder en los montajes de Trencadís, todos los actores se desdoblan en los distintos personajes secundarios imprescindibles para contar la historia. 

Los dibujos de dora son parte esencial de la escenografía y base de su mundo de fantasía

El trabajo de Trencadís con esta obra que viene avalado por un «gran equipo de profesionales que, en su momento, pusieron su talento al servicio de esta nueva aventura de Trencadís», avanzan desde la compañía. Pascual Peris ha diseñado el vestuario, Inma Fuentes se ha encargado del maquillaje y peluquería, Iván Soler ha creado las marionetas, Mary Porcar ha sido la coach vocal, Josep Ferrer firma el diseño de sonido, Daniel Raga ha hecho el diseño de luces, Row Diseño Escéncio se ha encargado de la escenografía, Chicorela Arte&Eventos han diseñado los dibujos de Dora y Doménec Mezquita ha fabricado las piezas de robótica. Según dicen desde Trencadís, se trata de un equipo creativo que, al igual que el elenco de actores y actrices, se ha convertido en una constante en los últimos estrenos de la productora. 

Trencadís empezó a hacerse un hueco en la producción teatral en 2013 con el estreno de «Aladín un musical genial». Desde entonces ha estrenado cinco musicales más, siempre con el reconocimiento de la crítica y del público. Por su anterior trabajo, «Alicia en el musical de las maravillas», la productora recibió un total de doce premios entre los que destacan el Premio a mejor musical familiar de los Premios del Teatro Musical, el Premio a mejor musical original de los BroadwayworldSpain o el Premio a mejor espectáculo infantil y familiar de los Premios Teatro de Rojas de Toledo.