Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El presidente se compromete con el PSPV a levantar el embargo de Porxinos

El presidente del Valencia se reunió el martes con Ximo Puig, Signes y el portavoz socialista de Riba-roja, Raga

El presidente del Valencia, Amadeo Salvo, se comprometió el pasado martes con el PSPV de Riba-roja a realizar varios avances en el «caso Porxinos». El primero y principal no es otro que levantar el embargo sobre los pequeños propietarios de los terrenos, después de que el ayuntamiento adelantara en su día los pagos de la cota cero, por orden de la empresa Litoral del Este, la compradora del suelo que después se lo revendió a la extinta Nozar.

El club, según se interpretó de la reunión del martes, también se ha comprometido a devolver el dinero a aquellos habitantes de Riba-roja que ya pagaron alguna cantidad. Es decir, a todos los afectados por la indefinición del PAI de la futura Ciudad Deportiva del Valencia.

Salvo se reunió el martes con el portavoz socialista de Riba-roja, Robert Raga, acompañado del secretario general del PSPV, Ximo Puig, y de Francesc Signes, portavoz socialista de Infraestructuras en les Corts, según ha podido saber este periódico de fuentes socialistas. Salvo les puso al corriente, en la misma sede de Blanqueríes, de las negociaciones que ha mantenido con los bancos acreedores de los terrenos —una vez desapareció Nozar—, así como de la decisión de paralizar el PAI dos años. La idea no es otra que pasar pagina con el antiguo PAI, dando por hecho que el Tribunal Supremo lo anulará, y liberar a los antiguos propietarios de los terrenos, la mayoría pequeños agricultores del municipio.

En este sentido, Raga manifestó a Salvo la firme decisión de su partido de no permitir que el futuro PAI contemple la construcción de viviendas, como estaba previsto en el primero con la edificación de 2.700. El portavoz socialista de Riba-roja comunicó su deseo de que el club se instale en Porxinos, pero con un plan sostenible que respete el medio ambiente y que contemple, eso sí, un uso turístico, algo que el club respeta. El PSPV de Riba-roja insistió en su deseo de que la futura instalación se construya en Porxinos.

Compartir el artículo

stats