Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vínculo

Javi Fuego y "Lucho", unidos por el psicólogo

Tanto el pivote como el entrenador del FC Barcelona sienten admiración por el trabajo de Joaquín Valdés, con el que ambos comparten consejos

Javi Fuego y "Lucho", unidos por el psicólogo

Javi Fuego y "Lucho", unidos por el psicólogo

­Dos asturianos frente a frente en Mestalla, unidos por la figura del psicólogo deportivo Joaquín Valdés. Las figuras de Javi Fuego y Luis Enrique, criados en la escuela de Mareo, van a cruzarse en Mestalla el próximo domingo. Se conocen y tienen trato, pero ambos tienen un vínculo en común, como es la figura de Valdés, a quien el centrocampista del Valencia CF tuvo en el Sporting antes de que emigrara con «Lucho» al filial azulgrana. Los dos le consideran un «fenómeno» y recurren a sus consejos, un aspecto más que les ha llevado a alcanzar la élite.

En el fútbol hay cuatro variables que influyen en el rendimiento del deportista: los aspectos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos. Cuando el futbolista blanquinegro llegó al primer equipo del Sporting tenía la figura de Joaquín Valdés a su disposición, igual que sus compañeros. Era una época, a principios de siglo, en la que quizá la figura del psicólogo deportivo aún no se había extendido como ahora, pero los dos tomaron buena nota de él al considerar que «todo es entrenable». Luis Enrique, una vez asumió la dirección técnica del filial del Barça no dudó en incorporarlo a su cuerpo técnico, y hasta controlan las apariciones en rueda de prensa. «Lucho» lo quiere tener todo bajo control, desde los gestos que tiene del banquillo hacia sus jugadores hasta su comportamiento cuando se coloca delante de una cámara. Para el entrenador del Barça es importante que sus gestos haga que los jugadores se sientan seguros, que no vean dudas ni incertidumbre. Y ahí tiene un papel importante la figura de Joaquín Valdés.

El psicólogo también se pone a disposición de los jugadores, al ser consciente que a lo largo de la temporada hay distintas fases por las que atraviesa un futbolista y el objetivo que persigue el entrenador del Barça. La competencia que hay en una plantilla de primer nivel es muy alta, cualquier emoción negativa acaba influyendo en el rendimiento, y tanto Javi Fuego como Luis Enrique se apoyaron en él. Valdés, en una de sus últimas entrevistas, considera que «la diferencia entre un deportista bueno y uno excelente está en que el último sabe compensar sus carencias naturales en cualquiera de las variables con la potenciación del resto». Los dos se reencontrarán el domingo en Mestalla.

Compartir el artículo

stats