Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Satisfacción en la grada

Bienvenidas las bandas

Las bandas de música van a recuperar su protagonismo en Mestalla y muchos aficionados celebran la decisión adoptada por el club

Bienvenidas las bandas

Bienvenidas las bandas

Con los brazos abiertos recibe la afición el regreso de las bandas de música al césped de Mestalla. La tradición, opina una parte de la grada, nunca debía haberse interrumpido. Por ello, reconsiderar la decisión es visto de buen grado. Y, como rectificar es de sabios, se ensalza la acción de Amadeo Salvo. Eso sí, los hay que apuestan por un «mixto» y que se combine tradición y vanguardia. «Me gustaría escuchar música actual por megafonía hasta que vaya a empezar el partido y luego ver cómo la banda hace el paseíllo mientras interpreta piezas populares, porque esto formaba parte del partido. Llevaba tanto tiempo viendo esa escena que ahora es como si faltara algo. Estos meses se ha relegado a la banda a un plano muy secundario porque aquí se llega con el tiempo justo y es como si la banda no existiera» apunta Juan Antonio Peris que, desde hace más de dos décadas, no se pierde un partido de los que se disputan en Mestalla. «La música de ambiente que se está poniendo en los últimos meses anima mucho y está muy bien elegida. Lo que no me gustaba era que se solaparan ambas cosas», apunta Esther Martínez que, desde anfiteatro vio un partido en el que la grada, desde el primer minuto, apretó de valiente y cargó sobre Sergio Canales toda su rabia. Y sobre Javier Tebas. De nuevo, en el minuto 12 de la primera y segunda parte, Mestalla al unísono coreó el «Tebas vete ya» mientras dos gaviotas y tres palomas sobrevolaban el terreno de juego. En Mestalla, con el balón en juego, ya sólo se hablaba de futbol. Y de lo que hacía o dejaba de hacer Estrada Fernández. Porque las decisiones del árbitro fueron muy cuestionadas. Pero quizás, en la primera parte, cuando más se dejó oir la grada fue al corear el nombre de Otamendi cuando el argentino regresó al campo tras dañarse el tobillo. Unos ánimos que el central agradeció alzando el brazo.

Con el «Fallero» interpretado por la banda de Bonrepós i Mirambell, arrancó la segunda parte. Un acto en el que los goles de Piatti sirvieron para desperezar a la grada que, por el calor „insufrible en algunas zonas„ estaba aletargada. Con el 2-0, Mestalla volvió a sentirse fuerte y disfrutar. Porque, esta temporada, el fortín funciona y se deja sentir. «Esta es la afición de un Valencia campeón» se cantó para celebrar los 53 puntos. Con referencias al «caloret», y a Rita Barberá, así como con ovaciones a Piatti y Nuno terminó la fiesta. O empezó, para muchos.

Compartir el artículo

stats