Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al nord magnètic

Bajo el manto del duende

Bajo el manto del duende

Bajo el manto del duende

Al final no hubo manto de la Virgen en la grada. La protección divina la protagonizó Pablo Piatti. El «notifo» fue la última polémica. Una semana es Bankia, otra Tebas, los contratos de televisión, o Florentino Pérez, las bandas de música, el Levante UD, hay para todos. Ahí es donde mejor se mueve este Valencia, sacando de quicio hasta las cosas más divinas. No sé si saben que para los dirigentes de la Curva Nord, su vida es el Valencia y no pararán de crear proyectos entorno al club, aunque se lo pongan en «chino». Y a todo esto, menos mal que los jugadores y Nuno van a sumando los puntos con cierta facilidad. Y encima sólo tienen un partido por semana. De algo tiene que servir echar por tierra la Copa y no estar en Europa. El final de temporada se presenta muy apasionante.

Incluso se tuvo el atrevimiento de hablar de la herencia. Qué desfachatez! Sin duda el gran valor, hasta el momento, de este 'viejoven' Valencia. Qué hubiera sido de este equipo si Parejo, Piatti, Feghuoli, Alves y el propio Fuego hubieran sido «eliminados» como se pretendía en un primer momento. Es que a estos futbolistas los fichó Braulio y el otro consejo. Hay que arrasar con todo y hacer un club nuevo. Pues miren, qué bien nos vino un tal Mendieta, por poner un ejemplo, que lo fichó Arturo Tuzón y llegó a su plenitud con Pedro Cortés de presidente. Ayer fue Piatti quien, prácticamente tuvo los dos pies fuera del club, al igual que Mendieta, el gran protagonista. Dos goles, trabajo y efectividad. Y como cambia la vida, Ahora lo pretenden renovar. Y es que el tiempo le ha dado la razón al que fuera compañero suyo, Albelda, quien en los malos momentos no paraba de decir, tanto en público como en privado, que Pablo Piatti era un jugador muy aprovechable y que en los entrenamientos ofrecía un gran nivel. Siempre tuvo una gran confianza en el futbolista argentino. Ayer, estoy seguro que una localidad de l'Horta Nord, El Puig, vibraba con los goles y el momento que atraviesa el Duende. Su puesta de largo en Valencia se hizo en el monumental Monasteri de Santa Maria. Puestos a rectificar y después de reconocer que fulminar las bandas de música fue un gran error, deberían retomar la iniciativa de volver a acercar y presentar a los jugadores nuevos en los pueblos. Si el Valencia CF es diferente a otros clubes es precisamente por eso, por su cultura, su lengua y su tradición. Se habla valenciano y nos encomendamos a la Mare de Déu, aunque alguien crea que no es 'guay'.

Compartir el artículo

stats