Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Qué fue de... José Luis González?

"Volvería a celebrar aquella parada; había sido un año muy duro"

González militó dos temporadas en Mestalla a la sombra de Sempere. Pero protagonizó la parada más famosa de la historia de la Liga

González llegó en la temporada 92-93 y sólo jugó dos años en el club de Mestalla

González llegó en la temporada 92-93 y sólo jugó dos años en el club de Mestalla

Usted fue el sucesor de Arconada en la Real. Debería sentir una gran responsabilidad..

Efectivamente, Arconada se retiraba cuando yo comencé a jugar. Sí que era una responsabilidad, pero la tomé con mucho gusto. Justo entonces se iban dos porteros veteranos, porque también se fue Elduayen, que fue fichado por el Atlético de Madrid. Yo coincidí con Iñaki Bergara y con Patxi.

¿A qué altura de aquella temporada (1993-94) fichó por el Valencia? ¿Hizo algo la Real para intentar retenerlo?

Terminaba contrato en la Real. Hasta un mes y medio antes de terminar la Liga, la Real prácticamente no me comentó nada de renovar. Como no me dijo nada, yo empecé a estudiar varias ofertas que había recibido, entre ellas la del Valencia, que me pareció la mejor. Era un equipo en pleno crecimiento.

¿Alguien en el Valencia le dijo que venía para ser titular? Llegaba para sustituir a su paisano Otxotorena, pero Sempere recuperó la titularidad...

No, yo venía con la idea de jugar, pero sabía que había una dura competencia pese a que se marchaba Otxotorena. Estaba Sempere, que volvió a ser titular. Hicimos la pretemporada, empezó a jugar él y ahí se quedó. Yo jugué menos de cuatro partidos, más bien poco, y todos porque mi compañero estaba sancionado. Cuando estaba bien, Sempere siempre era el elegido.

¿Cuál fue su mejor apoyo en la plantilla del Valencia?

Yo no conocía a Iñaki Ibáñez personalmente, pero fue mi gran apoyo, al ser los dos del norte.

¿Notó usted la manida presión de Mestalla? ¿Le llamó la atención la afición del Valencia?

Valencia es un sitio complicado, muy difícil, con una afición muy exigente. Es extremista, ya que hoy eres muy bueno y otro día eres muy malo. Lo bueno que tiene la afición del Valencia es que acude al campo y eso es fundamental para un club. Nunca fallan.

Coincidió con Guus Hiddink. ¿Qué huella le dejó el entrenador holandés?

Hiddink era una persona muy tranquila, era buen tipo, con el que tuve un trato cordial, la verdad. Fue curioso que volviera tras haberse ido la misma temporada.

¿Qué recuerdos tiene de aquel equipo al que se incorporó en 1993?

Recuerdo sobre todo el primer año. Había un buen grupo, con muy buenos futbolistas como Mijatovic, que llegó el mismo año que yo, Leonado o Penev. Entramos en la UEFA. Pero el segundo año todo empezó a ir mal. Tiraron a Hiddink y tuvimos a Paco Real y a Héctor Núñez, y volvió Hiddink al final de temporada. Fue un año complicado.

¿Cómo vivió el desastre de Karlsruher (7-0) desde el banquillo?

Fue un duro golpe, pues perder por 7-0 nos hizo mucho daño. No salió nada bien y al otro equipo le entraba todo. Es de esos días que un portero se quiere morir.

¿Usted cree que fue un exceso de confianza?

No, para nada. Todo iba más o menos bien. Y en la ida ganamos 3-1 y podíamos haberles goleado. No fue lógico.

González Vázquez. Usted no pasaría la prueba de 8 apellidos vascos...

(Se ríe a carcajadas). No, no lo pasaría, la verdad. Mis padres no son del País Vasco, pero yo sí.

Pero, ¿habla euskera?

Sí, no mucho, pero sí.

Hablemos de la jugada que le hizo famoso. No negará que aquella parada del penalti a Djukic marcó su carrera...

No me lo tomo así , la verdad, Lo que pasa es que las circunstancias se dieron así, en un momento y en un partido tan importante. Pero yo me quedo con más cosas que nada tienen que ver con ese partido. Al final cansa un poco que te pregunten siempre por aquel día. Independientemente de aquel penalti, estuve 10 temporadas en Primera División y gané la Copa del Rey con la Real.

¿Volvería a celebrar la parada de la misma forma?

Se juntaron muchas cosas para que fuese un día especial, por el ambiente que se vivía aquel fin de semana en A Coruña, un penalti en el minuto 90, el dramatismo que se vivió al final.... Es muy difícil que vuelva a pasar algo parecido. Pero había sido una temporada muy complicada para mí. Soy una persona impulsiva, en ese momento mi reacción fue la mía normal, lo que me salió de dentro. La semana pasada había jugado en Mestalla y había parado un penalti con el Valladolid. Expulsaron a Sempere en la jugada que supuso el penalti. Salí yo y lo paré. Pero de eso nadie se acuerda.

Al menos un compañero suyo confesó, después, públicamente que tenían una prima de 50 millones de pesetas a repartir del Barça...

¿Prima del Barça?. A mí ya no me preocupa que se hable de eso. Ha pasado mucho tiempo.

¿Qué es de su vida?

Ahora vivo felizmente en Jerez, donde estuve en el cuerpo técnico con Esteban Vigo. Con él trabajé también en el Hércules y a los dos equipos los ascendimos. Me gusta el fútbol y sigo vinculado a él. Después del Valencia estuve unos cuantos años más jugando, primero en el Valladolid y después en el Marbella. Mi vida no ha dejado nunca de separarse del fútbol.

Compartir el artículo

stats