Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ridículo también fuera del campo

La veneración de Nuno hacia su representante, Jorge Mendes, no ha tenido resquicios, desde el primer día de su llegada a Mestalla, atropellando a Pizzi para ponerlo a él, hasta el último, ayer en su despedida como entrenador del Valencia. Sin Mendes, Nuno nunca habría podido entrenar en Mestalla, ni por currículo ni por capacidad. Ayer, sin embargo, el técnico portugués superó el ridículo de su equipo el pasado domingo en el Sánchez Pizjuán. Preguntado sobre su representante, a Nuno se le disparó el resorte de la pelotería al asegurar que los jóvenes fichados por Mendes serán los mejores del mundo. ¿Quién?, ¿cuándo?, ¿dónde? «Hemos acertado en todo», añadió para referirse a la plantilla sin darse cuenta de que, si la confección del plantel fue tan buena, su gestión del grupo resultó nefasta. Su apuesta por Gayà y, aunque de carambola, por Jaume han sido lo mejor de Nuno al frente del Valencia. El resto conviene olvidarlo. Y esperar ahora que la presidenta, Layhoon, cumpla su promesa y el nuevo técnico se aleje del súper agente. Aunque solo sea por la salud mental de esa plantilla.

Compartir el artículo

stats