Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con Voro y Soler no es suficiente

Con Voro y Soler no es suficiente

Enero llega a su fin y con él la posibilidad de reforzar al equipo. De momento, vaya por delante, ando algo preocupada. Me da la sensación de que las últimas victorias han congelado el ajetreo propio de este mes. Pero, ¿quién ficha?, ¿quién vende?, ¿quién decide?, ¿de qué autonomía goza Alesanco y los suyos? ¿qué tramará Mendes?

La llegada de Zaza „al que han visto tan fuera de forma que le han diseñado un plan especifico para recuperar el tono físico„ y la salida de Vinícius no puede ser la única medicina con la que sanar a un equipo que, en demasiadas jornadas, ha estado coqueteando con los puestos de descenso.

Tampoco se puede fiar todo al buen hacer de un Voro que, desde la normalidad, trata de enderezar el barco. El técnico necesita buenos y comprometidos tripulantes, no marineros que ante la adversidad se tiren del barco. Durante la primera vuelta, en la que entre Ayestaran y Prandelli hundieron al equipo, el entonces director deportivo Jesús García Pitarch emplazaba al mercado invernal para reforzar al equipo. Se anunciaba una revolución. Todo hacia indicar que iba a llegar un central, un lateral izquierdo, un centrocampista... vamos que se anticipaba un Rufete en toda regla.

Pero enero se acaba y lo más positivo del mes ha sido la irrupción de Carlos Soler. El mediocentro, al que han ido moldeando Rubén Mora, Rubén Baraja, Curro Torres y Miguel Angel Angulo, es la esperanza de un nuevo Valencia. Pero no se pueden fiar los resultados al talento del universitario.

El equipo necesitaba y todavía necesita reforzarse. Queda mucha liga y la cuerda es corta. La cuenta atrás ya está en marcha.

Compartir el artículo

stats