05 de julio de 2018
05.07.2018

Crítica y elogio del pantalón blanco del Valencia CF

Aficionados ilustres se posicionan a favor y en contra de la novedad en la equipación del centenario - El club renuncia al negro que devolvió Paco Roig

05.07.2018 | 04:15
Crítica y elogio del pantalón blanco del Valencia CF

«La bandera habla», dice el escritor Rafa Lahuerta, autor de La Balada del Bar Torino, cuando se le pregunta su opinión sobre la recuperación del pantalón blanco en la equipación del Valencia para el año del centenario. «Y la bandera del club es completamente blanca», añade Lahuerta, en contraste, dice, con las enseñas del Sevilla (rojiblanca) y del Zaragoza (blanquiazules). «Me parece bien como cambio estratégico para el centenario, aunque también me gusta el blanquinegro», agrega.

«Hay muchas razones para estar en contra del blanco en el pantalón», irrumpe el editor Juan Lagardera. «En primer lugar la singularización: el blanco lo domina el Madrid, que es muy potente, y siempre seremos un segundo equipo; en segundo lugar, la estética: el blanco y negro es un juego plástico mucho más atractivo; y, en tercer lugar, lo histórico: aparte de que el negro fue el color fundacional, el equipo lo ha llevado más años que el blanco». Lagardera, además, se opone a que una generación marcada en su infancia por el blanco, quiera patrimonializar, por nostalgia, el futuro de los colores del club, algo que, metafóricamente, es muy importante porque «un equipo, como se dice, siente los colores».
«Me gustan el pantalón blanco y las calzas negras», interviene Pep González, impulsor del blog Últimes Vesprades a Mestalla. «El blanco en el pantalón me gusta cuando el VCF visita San Mamés. Y me recuerda a la Delantera Eléctrica y a Puchades», abunda González, aunque reconoce que el calzón negro, introducido por Paco Roig en 1994, fue «un éxito» en el imaginario valencianista. «Ha funcionado el negro, pero me parece bien recuperar el equipo fundacional: el blanco de 'mudar'», concluye. En esa línea, el columnista Vicent Molins cree que la llegada del blanco a la equipación del VCF pueda agitar en un sentido positivo al valencianismo.

El expresidente Paco Roig se muestra, en cambio, más escéptico con el pantalón del centenario. «Yo hice dos cambios fundamentales: el pantalón negro y el nombre del campo, Mestalla en lugar de Luis Casanova. En los dos casos quería alejarme del Real Madrid. Que hagan lo que quieran; yo lo que quiero es que traigan buenos jugadores».

Finalmente, el presidente de la peñas valencianistas, Fede Sagreras, también apoya la iniciativa del club: «Mi infancia es con el pantalón blanco; no me desagrada, me recuerda a Kempes».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook