11 de agosto de 2018
11.08.2018

Batshuayi, un fichaje como los de antes

El Valencia CF gana al Sevilla y al Dortmund la disputa por la cesión de 3, 5 millones de euros del delantero del Chelsea, con una opción de compra de 50 millones - El belga adelantó su incorporación en las redes sociales publicando el icono de un murciélago

10.08.2018 | 20:43
Batshuayi celebra un gol con el Dortmund, donde jugó cedido desde enero, con una de sus volteretas.

El Valencia CF exhibió de nuevo ayer músculo en Europa con un fichaje formidable, tras ganar la disputa al Sevilla y al Borussia Dortmund por Michy Batshuayi, una de las grandes perlas del fútbol continental. A la espera de resolver, o no, las incorporaciones de Kevin Gameiro y de Gonzalo Guedes, Marcelino ya tiene al primero de los 4 futbolistas de ataque que ha solicitado. Fue el propio futbolista el que dio la exclusiva de su cesión al Valencia CF, por parte del Chelsea, en las redes sociales. A las 16:19 horas publicaba el icono de un murciélago en su cuenta de twitter y 20 minutos después el Valencia CF emitía un minivídeo en la misma red con el título «un nuevo murciélago llega a València». Después, otro tuit del futbolista con un guiño a la afición blanquinegra: «Ola Valencia, como está?».

Michy Batshuayi (Bruselas, 1993), de 24 años y 1,84 metros de estatura, era un deseo del entrenador del Valencia, Marcelino, pese a ser consciente de la dificultad de su fichaje. La pasada semana, el Sevilla era el mejor colocado. También era pretendido por el Borussia Dortmund, club en el que ya jugó cedido desde enero. Marcó 9 goles en la Bundesliga. El Chelsea lo había comprado el año anterior al Marsella por 39 millones de euros.

Al Valencia CF llega como cedido a un coste de 3,5 millones de euros y con una opción de compra de 50. Si el futbolista cumple las expectativas, el club de Mestalla dispondrá el año que viene de un nuevo valor en la plantilla al que, quizá, podría incluso sacarle rédito en el futuro.

El millonario club londinense vio en el belga de origen congoleño, un tipo carismático en el vestuario y en la grada, chistoso en las redes sociales a un futbolista con unas cualidades extraordinarias, parecidas al de uno de sus últimos grandes ídolos, Didier Drogba: un físico imponente, velocidad, desmarque, técnica y remate. Con el valor añadido de la alegría que contagia, ese carisma innato que sólo transmiten algunos futbolistas. Una fogosidad que demuestra en las volteretas con las que celebra sus goles, al estilo Obafemi Martins. No le falta un toque rebelde. Lleva 2 años pidiendo explicaciones, medio en broma medio en serio, a la compañía de videojuegos (EA Sports) del FIFA 18 por su baja calificación.

La llegada de Batshuayi, tercero con la selección de Bélgica en el reciente Mundial de Rusia, mejora considerablemente el panorama ofensivo del Valencia CF. Le da verticalidad, el arma con la que Marcelino explota su idea de juego. Con Batshuayi, eso es seguro, el conjunto de Mestalla gana potencia del medio campo hacia adelante. Si se confirma el regreso de Guedes y el fichaje de Gameiro, más allá de que la continuidad de Rodrigo Moreno se da por hecha, el técnico asturiano dispondrá de dinamita hiperexplosiva.

Batshuayi llega al Valencia CF como sustituto natural de Simone Zaza. Es un «9», pero con más recorrido que el italiano. Si hay alguna justificación, incomprendida por una gran mayoría, de la marcha de Zaza es esa: Marcelino demandaba un delantero centro con más dinamismo. Más rápido, más vertical.

La incorporación de Michy Batshuayi al Valencia CF retrata, de nuevo, la habilidad del director general del club, Mateu Alemany, para gestionar la formación de la plantilla. El jueves sacó más de 7 millones por la venta de Martín Montoya al Brighton, tras abrir una puja con el Fulham. Ahora incorpora a un futbolista al que el Sevilla daba casi por anunciado la pasada semana. La impotencia del presidente del club sevillista, Pepe Castro («¿Para qué? Para jugar 4 partidos de Champions si aquí iba a jugar 30 de Europa League»), al conocer su llegada al Valencia CF, ayer, dice muchas cosas de la actual forma de dirigir el club de Peter Lim, nada ver con la desastrosa gestión de sus primeros años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine