Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Rafa Benítez: "Tengo grabada la imagen de la gente llorando en la calle tras ganar la Liga"

«En el mes de enero les dije a los jugadores que íbamos a lograr el título, alguno pensó que estaba loco», revela

Rafa Benítez: "Tengo grabada la imagen de la gente llorando en la calle tras ganar la Liga"

Rafa Benítez: "Tengo grabada la imagen de la gente llorando en la calle tras ganar la Liga"

P ¿Cómo fue su llegada?. Usted acababa de ascender con el Tenerife y el Valencia CF estaba deprimido tras perder dos finales de Champions consecutivas, se habían marchado jugadores importantes, había inestabilidad social en el club....

R Estaba en el Tenerife y Javier Subirats apostó por mi para el Valencia CF. Yo estaba convencido al cien por cien de la decisión de fichar porque pese a todo lo que había pasado el equipo era bueno y tenía mucha ilusión por triunfar. Recuerdo que me llamó Pedro Cortés y me preguntó ¿Te atreves?. Le dije que sí, no me lo pensé dos veces, no tuve ninguna duda.

P Cuando llegó a Mestalla no lo tuvo fácil. Fue recibido con dudas sobre todo por una parte del Consejo de Administración...

R Había una oposición en la directiva, creo que la gente de Paco Roig, que dijo que el Valencia CF había fichado al torero. Pero al final de la temporada, la persona que dijo eso, estaba en la foto con la Copa y conmigo.

P A nivel deportivo al equipo le costó arrancar. Se ganó al Madrid 1-0 con gol de Angulo pero luego le eliminaron de la Copa, tuvo partidos complicados como ante Osasuna que se jugó con nueves bajas... ¿Siempre tuvo confianza en su trabajo?

R Siempre. Es cierto que al equipo le costó arrancar, pero poco a poco comenzaron a llegar los resultados. El trabajo era bueno y el equipo iba sumando. No era fácil ganarnos y no perdíamos partidos. Sabía que tarde o temprano las cosas iban a salir. Estaba convencido.

P ¿La victoria de Montjuic ante el Espanyol, aquella remontada 2-3, fue el punto de inflexión? ¿Sabe que estaba destituido en el descanso?

R La verdad es que había muchos comentarios al respecto, lo hemos hablado luego, pero yo no era consciente de eso. Estaba centrado en el partido. Incluso durante el descanso me centré en hacer los cambios necesarios para darle la vuelta al partido. Luego llegaron los goles y la victoria. Si lo miras bien,y pese a todo lo que se dijo, a ese partido ante el Espanyol creo que llegamos con una racha de 13 partidos sin perder, que eran buenos números. Es cierto que tras el triunfo, y por el como se dio, el equipo se cargó de confianza y los jugadores se dieron cuenta de que tenían capacidad, el equipo era sólido, y que podíamos.

P ¿Fue complicado hacer creer a un equipo que hacía 31 años que no ganaba la Liga que el título era posible en una Liga con el Madrid galáctico o el Barça?

R El mes de enero les dije a los futbolistas que íbamos a ganar la Liga, que podíamos hacerlo. Porque sabía como trabajábamos nosotros, con qué metodología, y como lo hacían los rivales. Alguno pensó que estaba loco, pero los resultados fueron llegando y los jugadores se fueron convenciendo.

P En la jornada 17 el equipo iba octavo, y siete jornadas después, tras ganar al Alavés, ya era líder. No perdió un partido desde la derrota de Vallecas. ¿Cómo lo logró?

R Con mucho trabajo y buena planificación. También desde el convencimiento,las ganas y la ambición. Y también porque tuve la suerte de tener una plantilla muy implicada y competitiva. Gente con hambre y jugadores muy profesionales. Terminaban los entrenamientos, se comía en la Ciudad Deportiva, y los jugadores hablaban de fútbol. Se podían pasar un rato largo hablando de fútbol, de jugadores, de equipos, de los rivales.... Era gente a la que le gustaba el fútbol, algo que ahora es más complicado encontrar. Había bastante buen grupo incluso la gente más joven como Vicente, Albelda, Mista o Angulo, se implicaban y tenían ganas. Luego los que no jugaban también rendían cuando salían.

P A aquel Valencia tan trabajado daba gusto verlo jugar. También se habló mucho de las rotaciones y ahora ya son un habitual en todos los equipos.

R Nosotros siempre pensábamos partido a partido. Se preparaba, se trabajaba y se afrontaba. Y también estaban las rotaciones. Los jugadores tenían confianza en lo que hacían y cuando salían respondían. Tenerlos enchufados era importante. Nosotros teníamos un equipo con mucha capacidad de apretar arriba, de defender con los ajustes tácticos que realizamos, y con calidad para finalizar. También podíamos jugar al contragolpe. Teníamos muchas variantes y una plantilla muy completa.

P La primera Liga la gana en Málaga. No se esperó a la última jornada en Mestalla ante el Betis. ¿Prefería no tener que jugársela en casa por aquello del miedo escénico?

R No , no, para nada. Como ya te he dicho nosotros pensábamos partido a partido, en afrontar y tratar de ganar el siguiente que teníamos por delante. Y así se afrontó el partido ante el Málaga. Para ganarlo. En ningún momento pensamos en que teníamos otro partido después por si fallábamos. Fuimos a por el partido de salida.

P Recuerdo que en La Rosaleda usted celebró el título de forma muy pausada. ¿Cuándo se dio cuenta de la verdadera dimensión de lo logrado?

R No soy de celebrar los triunfos dando saltos por la banda. Soy ganador y me fastidia mucho perder. Pero lo celebro con más tranquilidad. Estaba muy orgulloso y satisfecho de lo que habíamos logrado, muy contento y feliz. Pero realmente me di cuenta de lo que habíamos logrado cuando llegamos a València y vi a la gente llorando de felicidad por las calles. Fue una estampa inolvidable. Una imagen que se me ha quedado grabada para el resto de mi vida.

P Recuerdo que la noche de Málaga tras la cena después de ganar la Liga, en lugar de disfrutar como hicieron jugadores, directivos, periodistas etcétera, tuvimos la oportunidad de charlar en el hotel y ya estaba haciendo planes para la siguiente temporada...

R Siempre voy pensado para adelantarme a las situaciones y tratar de mejorar. Yo estaba encantado de que hubiéramos ganado la Liga, muy feliz, pero es mi mentalidad y mi forma de ser. Es cierto que ya estábamos hablando del año siguiente y de planificación para tratar de seguir ganando títulos que era mi objetivo.

P La segunda temporada fue más complicada, hubo un bajón, ¿qué pasó?.

R La segunda temporada se explica con los éxitos de la primera. Tras la euforia suele haber el lógico bajón de rendimiento. Se explica desde lo emocional. También los rivales reaccionan porque lo hiciste muy bien y te quieren ganar, erres el equipo a batir, y más si tienen obligaciones de ganar títulos como son el Real Madrid o el Barcelona.

Pero aún así, la temporada no fue tan mala del todo.

P Ese año 2003 fue el de la ya famosa frase: Nos quedan dos meses de aguantarnos...

R Esa sí que la recuerdo. Fue en una rueda de prensa. Llegábamos de caer eliminados de Europa y quedan un par de meses muy complicados. Ya había avisado al suspender el entrenamiento previo al primer partido de Liga, ante el Mallorca, en que los mandé a todos a la ducha. Yo estaba convencido de que el equipo necesitaba una vuelta de tuerca y que había que apretarles. La dije para exigirles a los jugadores un plus extra de motivación porque consideraba que era necesario y muy importante. Y sirvió, el equipo reaccionó.

P Tras la decepción que supuso esa temporada, el equipo logró el mítico doblete de 2004, un «más difícil todavía».

R A nadie le gustó como acabamos la temporada anterior. Yo soy ganador. En la plantilla había futbolistas muy ambiciosos. Había un grupo de veteranos muy profesionales, y los jóvenes que tenían hambre. Y había mucha calidad futbolística y humana en el grupo. El equipo se había hecho fuerte, estaba muy trabajado, y en lo futbolístico era muy equilibrado. Quisimos desde el primer momento.

P Tras el doblete se antojaba complicado retenerle en el banquillo de Mestalla, ¿Cómo fue su fichaje por el Liverpool?

R Recuedo que jugamos contra el Liverpool y fuimos muy superiores y Gerrard y Carragher recomendaron mi fichaje.

P Pero al final su relación con la directiva fue complicada...

R Yo guardo muy buenos recueros de la gente del Valencia. De los buenos tiempos con Jaime Ortí, Pedro Cortés, Javier Subirats, Manolo Llorente, Suso.... En todas las relaciones hay momentos buenos y malos. Entonces cada uno tuvo sus motivos y ahora lo ves con otra perspectiva.

P ¿Fue duro abandonar el Valencia?

R Muy muy duro. Antes de la despedida mi mujer me dijo que me escribiera el discurso porque no iba a ser capaz de leerlo. Y así fue, ella acertó. Los recuerdos eran magníficos, mi hija la pequeña nació en València, los recuerdos eran buenísimos.... Todavía me encuentro gente en los viajes por el mundo que me dice: «Soy de València». Y lo encantados que están con lo que logramos.

P ¿Existió o existe la posibilidad de volver Mestalla?

R Se comentó en su momento, yo también tengo muy buena relación con Rufete, pero siempre que existió la opción estaba entrenando en otro club o con contrato en vigor y era muy complicado.

Compartir el artículo

stats