28 de diciembre de 2018
28.12.2018

El Mónaco pretende a Gameiro

El histórico club del Principado, inmerso en una grave crisis de resultados y penúltimo en la clasificación tras perder en casa ante el colista, busca la experiencia de futbolistas como el delantero del Valencia para tratar de evitar el descenso

27.12.2018 | 20:12
Kevin Gameiro celebra un gol con la selección de Francia ante Ucrania.

«Necesitamos fichajes. No podemos seguir jugando con las chavales de la cantera», fue el grito desesperado del colombiano Radamel Falcao a la francesa Blu Radio tras la derrota del Mónaco ante el Guingamp (0-2), colista de la Ligue 1, y que sitúa al equipo del Principado penúltimo en la clasifica y en grave riesgo de bajar a Segunda división.

El Mónaco, que el pasado año se proclamara campeón de Liga y alcanzaba la semifinal de la Champions, anda en una grave crisis deportiva agravada por los últimos resultados del equipo del mítico Thierry Henry (solo 3 victorias en 13 partidos). Por este motivo, el club que preside el millonario ruso Dmitri Rybolóvlev planea una fuerte inversión en este mercado de fichajes con nombres como el delantero del Valencia CF, Kevin Gameiro, Cesc Fábregas o incluso Pepe.

El modelo de fichajes del Mónaco, comprar jóvenes valores y venderlos a precio de oro no ha funcionado, por lo que el club busca tirar de experiencia con futbolistas contrastados que puedan sostener al equipo y revertir la situación. En este panorama es en el que encaja Gameiro, el internacional francés es futbolista del agrado de Henry, que podría jugar en calidad de cedido en su regreso a Francia con una opción de compra en el caso de que el club lograra la permanencia.

«Hasta el partido ante el Guingamp pensaba que íbamos a necesitar dos jugadores, pero creo que me equivoco», llegó a asegurar el pasado sábado tras la inesperada derrota el vicepresidente del Mónaco, Vadim Vasilyev.

Kevin Gameiro (Senlis, 31 años), fue una apuesta personal de Marcelino. El entrenador del Valencia CF apostó fuerte por el delantero, el acuerdo con el Atlético se cerró en en 16'5 millones de euros fijos más dos en variables, pero pocos meses después se ha demostrado que al igual que sucedió con Siqueira o Mario Suárez, el Atlético estuvo inteligente en el traspaso. Marcelino reconoce que no rinde. En una entrevista a Superdeporte dijo: «Más que defraudado, creía que el rendimiento iba a ser mejor», por lo que su adiós está casi cantado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas