Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toni Lato

Toni Lato

Al margen de varios 'enhorabuena' y algún que otro 'a la próxima' al coincidir de sopetón en las entrañas de Mestalla, no conozco personalmente a Lato. Aviso porque defensas encendidas como la que se viene renglones abajo suelen despertar recelos a más de uno. Como a todos, me despierta ternura esa imagen de la época de Unibet en la que Toni, desencajado por la emoción, corre a abrazar a su gran amigo Carlos Soler tras un gol del chino siendo ambos infantiles. Y, he de reconocerlo, me encantaría que -como más de uno vaticinaba en Paterna años atrás- llegue a ser mejor que Gayà. Con una cantera en la que se invierte tanto dinero, las categorías inferiores deben ser capaces de nutrir al primer equipo de defensas de la casa. Así ha sido toda la vida y así debe seguir siendo.

Durante los 95 minutos que estuvo sobre el terreno de juego el pasado sábado -bailando con la más fea, Messi, durante aproximadamente dos tercios del partido-, Lato fue el jugador del Valencia -junto a Parejo- que más balones recuperó (8), el primero en despejes (6) y el segundo en intercepciones (3), además de completar de forma correcta el 80% de sus pases. Podrán agradar más o menos sus prestaciones, pero hablamos de datos objetivos.

Y después está lo del penalti. Hay que reconocer que en directo pareció falta. Toni llega tarde y deja la pierna ante la llegada de Semedo, que cae dentro del área. También es verdad que, mínimo, en dos repeticiones da la impresión que el lateral portugués ya está cayendo cuando contacta con Lato. Ya saben. Presión ambiental para Undiano Mallenco después de haber señalado pena máxima por el claro derribo de Sergi Roberto a Wass.

Es innegable que el lateral de la casa pudo haber medido mejor los tiempos en la acción, como seguro que él mismo habrá pensado al ver la jugada repetida por la tele. Pero alguno se pasó de la raya en el postpartido. Conviene tener en cuenta que hablamos de un futbolista sin excesiva confianza por parte del cuerpo técnico y nula continuidad. Un tío que, con la tibia derecha abierta y chorreando sangre, quiso salir en la segunda parte del partido contra el Manchester United. Jugadores como Javi Garrido o Curro Torres fueron importantes para que el club ganara títulos no hace tanto tiempo. Si queremos que el Valencia grite campeones en la Copa del Rey y/o la Europa League, Marcelino los va a necesitar a todos. A Lato también.

Compartir el artículo

stats