14 de junio de 2019
14.06.2019

Soriano: "Me cortarían los dedos y las orejas y se las enviarían a mi familia"

Los investigadores del grupo de Atracos de la Policía Nacional descartan que la grabación que incrimina a los acusados fuera manipulada: "El minutaje es perfecto" - Las detenciones se precipitaron al detectar los sospechosos la vigilancia policial

13.06.2019 | 22:33
Vicente Soriano tuvo que declarar ayer por segunda vez al tener que repetirse el juicio

«Me han encargado personalmente su secuestro». Esto fue lo que le dijo Rachid B., el confidente de la policía acusado de participar en el plan para secuestrar a Vicente Soriano al propio expresidente del Valencia CF tras concertar una cita con él identificándose inicialmente como un «investigador privado». «Rachid me advirtió que me iban a secuestrar a la salida de la cafetería, me meterían en una furgoneta, y después de sedarme me llevarían a Francia», explicó ayer Soriano en la segunda sesión del juicio contra su antecesor en el cargo, Juan Bautista Soler, y otros tres procesados: un hombre del mundo de la noche, un hostelero y un conocido delincuente.

«Me cortarían los dedos y las orejas y se las enviarían a mi familia», indicó sobre el chantaje al que sería sometido, siempre según la versión de Rachid B., «hasta que pagara todo lo que fuera o pudiera». «Después me devolverían a España y me dejarían tirado en una gasolinera con dinero o drogas», recordó la víctima de este secuestro frustrado por el grupo de Atracos de la Policía Nacional en abril de 2014.

Soriano explicó que antes incluso de la advertencia de Rachid B., la policía ya le había comunicado que «su integridad física» estaba en peligro por «un asunto económico». A partir de ese momento cambió algunos de sus hábitos. «Trabajaba en casa, desayunaba en otra cafetería, pero nunca dejé de ir a misa, en vez de por la tarde iba por la mañana», apuntó.

Rachid le dijo que se quedara tranquilo, que «estaba en su mano». Soriano reconoce que abrazó y le dio infinitas gracias, incluso le pidió que si le pasaba algo cuidara a su familia. Sin embargo, ahora su acusación solicita seis años de prisión para él -tan solo dos menos que para Soler.

Asimismo, Soriano negó haber hablado nunca antes con él, ni de asuntos monetarios ni de nada, lo que desmonta la supuesta reunión que Rachid dijo tener con él para mediar en la compra de la deuda, donde le ofreció 15 millones de euros en metálico. Su letrado solicitó un careo con Soriano ante las versiones contradictorias pero fue desestimado.

La principal prueba de cargo

Durante la sesión de ayer declararon también dos de los investigadores de la Policía Nacional que llevaron a cabo la operación. Ambos coincidieron en que la grabación realizada por Rachid, principal prueba de cargo contra los acusados, no pudo ser manipulada y que no apreciaban cortes en la misma. Además, «el minutaje es perfecto». En su declaración el primer día de juicio Rachid B. aseguró que manipuló la citada grabación, realizada el 3 de abril en un piso de Soler en la calle Conde Salvatierra de València, y que precisamente borró la parte en la que el expresidente del Valencia CF le pedía que «abortara» el plan.

Los policías también explicaron que las detenciones se tuvieron que precipitar antes de consumarse el secuestro al ser detectado el dispositivo policial en una vigilancia de una de las reuniones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook