17 de agosto de 2019
17.08.2019

Sin Rodrigo no hay paraíso

Marcelino lanza un mensaje a Lim al condicionar el objetivo de la Liga de Campeones a la continuidad del delantero: "Somos un equipo con Rodrigo y otro sin Rodrigo, sin él la Champions no debe ser una obligación" - El atacante será titular hoy ante la Real

16.08.2019 | 23:44
Sin Rodrigo no hay paraíso

El Valencia se reencuentra esta tarde con la competición y, sin embargo, la agitación de la tormenta veraniega de Rodrigo Moreno, punta del iceberg de la crisis interna del club, ocupará más atención en Mestalla que el recuerdo todavía tierno de la victoria en la final de Copa ante el Barcelona. La histórica paradoja del club a la hora de gestionar épocas favorables la describía ayer Marcelino García Toral, antes de medirse hoy a la Real Sociedad: «Hay procesos de intranquilidad e inestabilidad... tal como iba el coche de lanzado se podían haber evitado como iba el coche de lanzado se podían haber evitado». El técnico recupera a Rodrigo, pero no contará con Dani Parejo y José Luis Gayà, cuyas sanciones no fueron finalmente revocadas por Competición.

El «caso Rodrigo» entra ahora en una segunda fase de estrategia psicológica. El delantero hispano-brasileño está motivado, conforme con su momentánea continuidad y puede ser titular, pero el acuerdo roto entre el máximo accionista Peter Lim y el Atlético se puede reactivar mientras siga abierto el mercado de fichajes. Ante ese escenario Marcelino, máximo defensor de un jugador sobre el que pivota su proyecto, se posicionó ayer: «La forma de actuar si no está Rodrigo nos dirá hacia donde vamos, si a intentar superarnos o no...para tener esa obligación el equipo debe buscar un potencial superior, si se debilita, la Champions no debe ser una obligación desde mi punto de vista». Bastante más explícito en su oratoria que Mateu Alemany, el técnico asturiano dirigía un nítido mensaje a Lim. «Somos un equipo con Rodrigo y otro sin Rodrigo. Sin Rodrigo, los objetivos iniciales del Valencia no serán los mismos, posiblemente, tengamos que revisarlos...».

Marcelino enumeró las razones por las que un solo futbolista sería capaz de cambiar los retos de todo un proyecto: «Acepto perfectamente que el propietario decida traspasar a un futbolista. Rodrigo es un futbolista muy importante porque así lo dicen sus números, con nosotros ha jugado mucho, ha participado en más de 50 goles en dos temporadas, todo eso le ha servido para jugar en la selección española. No cabe duda que desde el punto de vista deportivo es un golpe duro para los compañeros, para una plantilla que tiene ilusión de seguir mejorando su nivel y ser más competitiva, sus compañeros consideran que es un jugador muy importante. Ahora está con nosotros, veremos qué pasa en el futuro. Si vamos al mercado es muy difícil porque es un mercado inflacionado, y es muy difícil encontrar un jugador que nos ofrezca tantos argumentos futbolísticos como él».

El entrenador repasó la evolución de una semana en la que el futbolista llegó a despedirse del cuerpo técnico y de sus compañeros: «En un momento puntual Rodrigo fue un futbolista traspasado, así me lo comunicó a mí el propio futbolista antes del entrenamiento del martes, que se había cerrado un acuerdo con el Atlético. Él se despidió de todos aquí y parecía que por la tarde debía pasar el reconocimiento médico. Luego ese traspaso no se consumó y quiso volver a entrenarse con el equipo». Marcelino alabó la actitud del jugador durante unas horas de gran incertidumbre: «Su forma de actuar le honra. Quiero dejar claro que nunca me pidió salir del Valencia. Su predisposición a ayudar a los compañeros es de alabar. Es un gran profesional, una extraordinaria persona, agradecida al valencianismo, a los técnicos, compañeros y ha obrado como una gran persona», señalaba el preparador.

«Me siento respetado»

Los «match ball» salvados de momento con la continuidad de Mateu Alemany y Rodrigo Moreno, obligaron a preguntar a Marcelino si se siente respaldado en el cargo de entrenador, tras dos cuartas posiciones, una semifinal europea y un título de Copa en dos años: «Me siento respetado, sí, porque nada me hace pensar que ha cambiado la confianza. Han podido cambiar mínimos detalles, pero me siento respaldado por la plantilla, querido por la afición y absolutamente respetado por el club, trabajo en la misma situación que en las temporadas anteriores, en lo que es lo personal».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas