Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kang In Lee, el argumento de Lim

Kang In Lee, el argumento de Lim

Kang In Lee, el argumento de Lim

Kang In Lee ha sido la muerte de Marcelino. El coreano es jugador excelente, que tiene grandes dotes y que, probablemente, acabará creciendo futbolísticamente. Marcelino quería que creciera pausadamente como ocurrió con futbolistas como David Silva y Jordi Alba. Pero Peter Lim, el dueño del club, el socio de Jorge Mendes tiene prisa por venderlo, por hacer caja. El presidente de pega, el señor Murthy, ha justificado el despido con que el club desea que crezca la Academia. Es decir, que los jugadores con futuro pueden ser objeto de traspaso con beneficios para el dueto Lim-Mendes. No estoy muy seguro de que ciertas ventas beneficien al Valencia Sociedad Anónima o a la empresa Merliton.

Marcelino ha cometido el error de morir matando y no se calló. Sabía que le quedaba muy poco recorrido y cuando le quieren vender al mejor delantero, Rodrigo, le niegan el fichaje un un jugador para el centro del campo como Rafinha y le entregan un lateral derecho casi por sorpresa es evidente que no tiene ninguna responsabilidad en la confección de la plantilla. Él, ni Mateu Alemany. La diferencia entre ambos está en que éste tiene una cláusula mediante la cual tendría que indemnizar al club si tomará las de Villadiego.

Lim, que no ha hecho otra cosa que incumplir promesas, la del Estadio que estaba anunciada para el año del Centenario, por ejemplo, y las que hizo durante la reunión de Singapur de la que titulé que habían sido cuentos chinos, finalmente ha tomado la decisión que se le adivinaba. Marcelino debía esta convencido de que su periodo estaba acabando y por ello hizo declaraciones que no han gustado al dueño. Como entrenador tenía ideas concretas para mantener al equipo entre los mejores. La promoción de Kang In Lee era proyecto a pequeñas dosis. Lim lo quiere con prisas. Si se consagra será venta para la próxima campaña. Antes, en Navidad, es hasta posible que el Atlético haga caja y pueda pagar la cláusula de Rodrigo.

Lim, como propietario, tiene derecho a tomar decisiones trascendentales. No obstante es más que discutible que en algunas veces eche por tierra un proyecto deportivo que estaba dando buenos réditos. Y menos hacerlo de manera tan burda e innoble como contratar a un entrenador, Celades, cuando todavía ejercía Marcelino.

Lim como dueño de la entidad puede vender a jugadores con grandes contratos, pero también en los momentos en que entran dineros en caja debería plantearse ir pagando la deuda del club a Bankia. No basta con que la entidad bancaria le concediera plazos. Moralmente estaba obligado a ir dejando la sociedad sin tantos números rojos. Además no se debe olvidar que la venta de las parcelas de Mestalla no son para su cuenta corriente. Ha de pasar por Bankia para pagar.

Posdata. Celades ha consentido una maniobra moralmente vergonzante.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats