Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recortes Streisand

Recortes Streisand

Recortes Streisand

Vamos a comenzar a creer que la Administración Lim es, con toda la ingenuidad, solamente aquello que se ve.En 2003 Barbra Streisand denunció al fotógrafo Kenneth Adelman por hacer una fotografía aérea de su casa y usarla en una página promocional de casas en primera línea de playa californiana. Adelman se resistió a convenir a las razones de Streisand. Un lance apenas sin importancia -nadie iba a prestar demasiada atención a la imagen de un casoplón playero- que terminó virando en noticia de amplio alcance. Todos vieron la casa de Barbra. Desde entonces, al torpe efecto de querer censurar un hecho hormonándolo tanto que acaba consiguiendo una trascendencia mucho mayor que la que tenía en origen, se le conoce como Efecto Streisand.

En una aplicación de manual, 'alguien' en el club decidió que para promocionar el regreso del Valencia al Benito Villamarín había que usar una foto de celebración de los jugadores. Pequeño detalle: se fue a usar una en la que, a un extremo, aparecía Marcelino. Detalle todavía más pequeño: la foto se publicó sin Marcelino. Más detallitos: una comunicación sin relevancia alguna, pasajera, esa menuda tentación, acabó convirtiéndose en la polémica semanal, debilitando al emisor. Todos vieron la casa de Marcelino.

Una anécdota del tres al cuarto. Otra más. Solo que por su frecuencia indica una sistematización. Recortar la realidad al gusto. Me resulta insólito que, en lugar de articular la patrimonialización de Marcelino, aunque se trate de forzar el relato de «lo fichamos nosotros, le dimos libertad pero quiso mandar más que el propietario; estamos orgullosos de su paso», que en lugar de eso, se borre. Los celos siempre ahogan al pragmatismo. Nos asimilamos a esos clubes ingleses que veíamos divertidos por la tele, aficiones queriendo expulsar a gorrazos al dueño. Solo que aquí parece un ejercicio inverso: el dueño queriendo dar puerta al resto.

Los aficionados malos a los que Murthy quería cerrar las puertas, los aficionados a los que la entidad blanquinegra bloquea en redes sociales si son persistentes en la crítica y, sin solución de continuidad, el entrenador, tu entrenador, con el que le diste al Valencia su primer título en un buen trecho. Repitamos: vamos a terminar creyendo que la Administración Lim es solamente aquello que se ve.

Compartir el artículo

stats