Kang In Lee es una de las grandes apuestas del club y de Javi Gracia para la temporada 2020/21. El nuevo entrenador del Valencia CF quiere que el surcoreano explote y se convierta en un futbolista importante para la reconstrucción del equipo. Para ello se ha marcado como objetivo rescatar la mejor versión del futbolista desde el primer día de la pretemporada. El técnico ha demostrado ser un especialista a la hora de impulsar y consolidar a los jóvenes a lo largo de su carrera como entrenador y está dispuesto a darle al surcoreano la confianza y el protagonismo que no le dieron Marcelino García Toral, Albert Celades y Voro González.

Gracia quiere recuperar al mejor Kang In. Lo considera un futbolista fundamental para construir nuevo Valencia y está dispuesto a hacer todo lo posible para que saque todo su potencial. El primer paso del entrenador es rodear a Kang In de un marco de confianza para que el jugador se sienta importante, y esté lo suficientemente cómodo y reforzado para dar rienda suelta a su talento. Es lo que ha empezado a hacer desde el primer día de la pretemporada. Javi ya ha empezado a tocar dos teclas. La primera, emocional. El jugador ya sabe que si responde va a tener un rol importante dentro del equipo y la continuidad que nunca tuvo en el Valencia. La segunda, deportiva. Gracia está dispuesto a apostar por Kang In en su posición natural. La ideal. La que más le gusta. La de mediapunta.

Sus primeros pasos en el Valencia han servido para demostrar que Kang In no es un jugador de banda y menos en un 4-4-2 de exigencia física. Su calidad técnica y su capacidad para actuar en cualquier posición de ataque le han permitido brillar algunos partidos partiendo sobre todo desde la derecha, pero la realidad es que el surcoreano necesita libertad de maniobra en la mediapunta para aprovechar mejor sus cualidades: visión de juego, juego entre líneas, último pase, llegada al balcón del área y gol. Hasta ahora ningún entrenador había dado ese paso. Gracia ya ha empezado a hacerlo en Paterna.

Javi Gracia ha comenzado a introducir el trabajo táctico en la pretemporada después de unos primeros días de mucha exigencia física. Este sábado formó sus primeros onces en Paterna. Todavía es muy pronto, la plantilla va a seguir sufriendo modificaciones, pero su apuesta por Kang In es toda una declaración de intenciones. Desde el primer día ha comenzado a jugar por dentro. El técnico formó dos equipos de once futbolistas y en uno de ellos apostó por el surcoreano de mediapunta. Por detrás de Maxi Gómez y unos metros más adelantado que el doble pivote. Es su posición ideal. La que le gusta a Kang In y en la que está dispuesto a invertir horas de trabajo el técnico. Acertar con el rol y la posición de Kang In puede ser clave para los éxitos del nuevo proyecto.

Hasta la fecha, el surcoreano ha jugado más por banda que en posiciones interiores. La temporada pasada 2019/20 apareció en el equipo 24 veces. 14 por fuera y solo 10, su sitio, por dentro. Todavía menos protagonismo tuvo en el 4-4-2 con dos delanteros de Marcelino. En la campaña 18/19 disputó 11 partidos y solo en uno de ellos actuó por dentro partiendo desde el banquillo. Hay que remontarse a su etapa del Valencia Mestalla y del Juvenil de UEFA Youth League -por detrás de Jordi Escobar- para encontrar al surcoreano en la mediapunta.

El equipo de Kang In, con peto verde, en el entrenamiento de este miércoles era el formado por Piccini, Paulista, Mangala y Lato en defensa; doble pivote Racic y Esquerdo; Guedes izquierda, Sobrino derecha; el surcoreano y Maxi Gómez en punta de ataque. El equipo naranja estaba compuesto por Correia, Guillem Molina, Hugo Guillamón y Gayà en línea de cuatro; Wass y Yunus Musah (Koba Koindredi) en el doble pivote; Centelles, Manu Vallejo en bandas y la pareja Rodrigo y Jordi Escobar arriba.