El Athletic y el Valencia firmaron tablas en un partido en San Mamés en el que ninguno acabó contento con el resultado, el equipo local porque se adelantó con un gol en propia puerta de Hugo Guillamón y pudo haber marcado el 2-0 y el visitante porque soñó con la remontada tras el 1-1 de Gabriel Paulista.  

Aunque al final la igualada ha permitido a ambos equipos ascender posiciones en la tabla, el Athletic desde la undécima a la décima y el Valencia, a un punto de los 'leones', de la decimocuarta a la duodécima.

    

Fue un partido tedioso y aburrido en una primera mitad que acabó con el desgraciado tanto de Guillamón en propia meta tras cabalgada y centro de Jon Morcillo por la banda izquierda.

   

Mucho más entretenido y ofensivo resultó el segundo tiempo, en el que el conjunto vasco gozó de ocasiones para lograr el 2-0, especialmente una clamorosa de Oihan Sancet a la que respondió impresionante Jaume Domènech, y el Valencia hasta pudo remontar tras el 1-1 que marcó Paulista en un imponente cabezazo.

    

Los dos equipos notaron las numerosas bajas con las que se presentaron a un partido al que el Athletic además llegó muy desgastado tras el choque copero del pasado jueves en el Villamarín con prórroga y penaltis.

    

Aún así comenzaron mejor los 'leones', pero Berenguer no anduvo fino para aprovechar las dudas iniciales valencianistas, especialmente una jugada superados los dos minutos de juego en la que se plantó en el área con opciones. Pero su chut -o su centro, que no quedó claro-, se perdió muy cruzado.

    

Fue rehaciéndose el conjunto che, con Racic mandando en el centro del campo y encontrando profundidad por la banda derecha con el lateral Correia. Dos buenos balones le puso el portugués a Maxi Gómez, pero al uruguayo, cosa rara, le faltó acierto.

Gol de Paulista:

 Antes, Maxi ya había desperdiciado un buen pase de espuela de Vallejo en el área pequeña.

    

Siguió el choque por un camino anodino con dominio local, pero lo que le aceleraba eran las llegadas visitantes, aunque ni muchas ni tampoco peligrosas.

    

Como un disparo de Gayà al primer palo cuando la jugada pedía un centro o un tiro fuerte en buena posición de Guedes en la frontal que se le marchó a las gradas.

    

Y cuando parecía que el descanso le vendría mejor al Athletic, que notaba mucho las bajas de Muniain, Raúl García y Villalibre, llegó el tanto que abrió el marcador.

    

Fue en un contra montada por el meta Unai Símon lanzando al joven Morcillo, quien cruzó todo el campo con su larga zancada para centrar buscando a Williams en el segundo palo. No llegó Jaume a ese balón, pero si Guillamón, aunque con la mala suerte de despejar hacia su propia meta. Fue de los pocos disparos entre los tres palos de la primera mitad.

    

Como animado por esa inmerecida ventaja al descanso, el Athletic comenzó mucho mejor la segunda parte y generó hasta tres ocasiones claras de gol en siete minutos.

    

La tercera inmejorable. Un remate a bocajarro tras controlar de Sancet al que respondió Jaume con una intervención sublime en la que aún tuvo que quitarle el balón de la cabeza a Morcillo en el rechace. Fue una buena jugada por la izquierda de Williams, que centró a Sancet.

    

Antes, el propio Williams había tenido una primera oportunidad en otra buena diagonal por la izquierda que acabó en córner; y Vencedor una segunda en un buen cabezazo, a centro de Morcillo, que se le marcó desviado.

   

 Pero reaccionó el Valencia y encadenó también tres ocasiones de gol. Las dos primeras, un cabezazo de Wass a centro de Gayà y una volea de Correia a centro de Soler.

    

En la tercera, empató. Otro centro de Soler, a saque de córner, que el central de Sao Paulo alojó abajo y junto al palo en un gran cabezazo escorado desde el punto de penalti.

    

A partir de ahí, ya con varios cambios en los dos equipos, un toma y daca con buenas ocasiones para Dani García, Williams y Cutrone que ninguno supo gestionar como demandaban los balones francos que les llegaron.   

Te puede interesar:

Consulte el resumen del partido: