El Valencia CF se enfrenta a un mercado todavía más difícil que el de la temporada pasada. De momento, el mercado de fichajes no está parado, pero la realidad es que va muy despacio. Los movimientos se producen a cuentagotas. Parte de culpa la tiene la Eurocopa. Como es habitual en las grandes citas los clubes prefieren hacer un paréntesis en el mercado y levantar el pie de la planificación deportiva hasta que finalice la competición. Tiene lógica. Hay futbolistas que se pueden revalorizar. El mercado, igual que pasó el verano anterior, también está marcado por la crisis económica heredada de la pandemia mundial de Covid-19. No hay dinero. El club está teniendo otro problema añadido a la hora de vender activos (Gonçalo Guedes y Mouctar Diakhaby son las prioridades) y encontrar la liquidez que necesita para cuadrar las cuentas. El Valencia necesita ‘cash’ y son muchos los clubes que están intentando introducir jugadores en las operaciones para abaratar los precios de salida o simplemente están planteando trueques de jugadores hombre por hombre. La operación salida no es fácil. El Valencia tiene que esperar.

El plan económico de Peter Lim pasa por encontrar esa liquidez con las ventas de Guedes y Diakhaby para hacer frente a los pagos y reforzar al equipo. Dos jugadores con amortización alta que ocupan un espacio importante en la plantilla. El Valencia tiene necesidad de ingresar dinero, pero no está dispuesto a malvender como la temporada pasada. El club, dentro de la gravedad, no está en una situación económica tan crítica como el verano pasado y la consigna es no regalar jugadores. La Fiorentina lo sabe. Los italianos han hecho una primera oferta por Guedes que está muy lejos de las pretensiones económicas del Valencia: 30 millones de euros. El club tiene muchas esperanzas depositadas en el potencial económico de los clubes de la Premier tanto para Guedes como para Diakhaby. El francés recibió una oferta del AS Monaco para seguir su carrera en la Ligue-1, pero el jugador prefiere dar un salto de calidad y poner rumbo al fútbol inglés. El Valencia conoce de primera mano el mercado de centrales y espera ingresar mínimo 10 millones por el central.

La Eurocopa tampoco está ayudando a la operación salida del Valencia. Guedes se quedó fuera de la lista de 23 convocados en el debut de Portugal contra Hungría aunque puede tener su momento en la competición. Además, juegue o no mantendrá intacto su cartel internacional. La gran decepción es Cheryshev. El extremo izquierdo queda un año de contrato (acaba en 2022) y es otro de los jugadores a los que el club quiere dar salida este verano. El Valencia tenía esperanzas de que el jugador se revalorizara en la Eurocopa. Sin embargo, está sucediendo todo lo contrario.