Casi una semana más tarde de lo que estaba previsto, pero Daniel Wass ya se ha puesto a las órdenes de José Bordalás junto a los que todavía son sus compañeros. No sin antes reunirse con el club, junto a sus agentes, con el objetivo de resolver su futuro lo antes posible. Justo ayer, unas horas antes del entrenamiento en Paterna, se produjo la reunión (con Anil Murthy presente) en la que la parte del futbolista danés puso sobre la mesa del área deportiva del Valencia una oferta del Olympique de Marsella que el club ha tachado de paupérrima, al tratarse de una propuesta inferior al millón de euros.

Es más, el cuadro blanquinegro aprovechó el encuentro para ponerse serio con el internacional danés: Solo saldrá si trae una oferta que cubra las exigencias económicas, algo que de momento no ha estado cerca de ocurrir, por lo que para el club, de momento, no hay ‘caso Wass’. A nivel interno, el Valencia ha tasado al danés, al que todavía le resta un año de contrato, en ocho millones de euros, una cifra que queda a años luz de lo ofrecido por Longoria. Tanto el club como el cuerpo técnico cuentan con Wass. Lo consideran una pieza muy importante en el equipo, sobre todo por su polivalencia, que lo convierten en un jugador capaz de abarcar varias posiciones en el terreno de juego. Por su parte, el jugador, que fichó por el Valencia en el año 2018, sigue con la idea firme de abandonar cuanto antes el cuadro de Mestalla.

La única bala que le queda al club para tratar de convencerle es la del nuevo entrenador. El internacional danés aterrizó en Valencia el sábado y durante el fin de semana ha estado entrenando en solitario. También ha tenido que someterse a la pertinente prueba PCR, a pesar de que al futbolista ya le han suministrado las dos dosis de la vacuna en su país. Ayer, tras superar las revisiones médicas y físicas en el IMED (y tras la reunión), se produjo el tan esperado primer encuentro con el técnico alicantino.

Esta venta no urge

Si algo ha cambiado respecto al año pasado es el capítulo de las ventas. El club no vive la misma situación, ya no está en liquidación. Este año el Valencia se ha puesto serio y no quiere regalar a sus jugadores. Urgen muchas salidas para poder abordar los fichajes necesarios, pero la de Wass no es una de las venta que el club tiene en mente.