El ‘caso Wass’ no ha hecho más que empezar. El jugador del Valencia CF no salió a entrenar con el equipo esta martes. El internacional danés alegó unas molestias musculares (según las versión oficial del club) y se quedó trabajando en el gimnasio al margen de sus compañeros. Una ausencia sospechosa ya que no hay que olvidar que el jugador completó sin problemas el entrenamiento del lunes en su primer cara a cara con el Valencia y José Bordalás. Wass ha decidido irse. El pulso con el club puede haber empezado.

A Wass no le ha sentado bien que el Valencia no haya aceptado la oferta del Olympique. Su reacción 24 horas después no parece casualidad. El jugador no salió a entrenar «por molestias» en un movimiento que parece una estrategia de presión que empezó días antes. De hecho, el danés aterrizó el sábado en València, seis días después de lo previsto, con la coartada de la segunda dosis de la vacuna Covid-19. Su hoja de ruta está clara. Quiere marcharse del Valencia este verano y así se lo comunicaron sus agentes al club en la reunión del lunes. El jugador presentó una oferta muy a la baja del Olympique de Marsella de Pablo Longoria inferior al millón de euros. Su intención es desvincularse y no cumplir el año de contrato que le resta con el Valencia (junio de 2022). El club, sin embargo, no está por la labor de regalarlo. La posición del club es firme: Wass entra en los planes del entrenador y si quiere salir tendrá que ser con una oferta superior. El jugador tiene una oferta de renovación encima de la mesa y el Valencia a nivel interno lo tasa en 8 millones. Anil Murthy y Miguel Ángel Corona fueron muy contundentes en la reunión. Bordalás charló ayer en el club con Murthy antes de visitar la Basílica y está al tanto de todo. El jugador, por su parte, es consciente de que la oferta tendrá que ser mucho mayor para salir del Valencia.

Wass quiere irse del Valencia igual que se fue del Celta en el verano de 2018. El gesto de ayer es la confirmación de que puede estar dispuesto a tensar la cuerda. Entonces, el danés forzó la máquina para salir de Vigo al entender que había cumplido una etapa. De hecho, se despidió del club y sus compañeros a final de la temporada antes de que estuviera cerrada su venta. El jugador recogió sus enseres en Paterna antes de marcharse a la EURO cuando por su cabeza ya pasaba no volver a Paterna. El mercado y el Valencia le han obligado a volver.

El OM de Longoria quiere a Wass y está dispuesto a hacer un esfuerzo económico por el jugador. Subirá la oferta. De momento, ni el club francés ni los agentes del jugador han traslado una segunda oferta superior. Se espera.