Mucho tendrán que torcerse las cosas para que José Luis Gayà no esté este domingo en Pamplona. El capitán del Valencia quiere jugar contra Osasuna en El Sadar y cada vez está más cerca de conseguirlo. El de Pedreguer se apunta. El pequeño edema muscular en sóleo izquierdo no parece ser problema. El jugador está incrementando las cargas de trabajo con buenas sensaciones y se respira optimismo en torno a su recuperación ‘milagro’. Dentro del vestuario lo ven repitiendo de titular. El ‘14’ está hecho de otra pasta.

La idea es que el lateral izquierdo siga dando pasos firmes durante las próximas horas. Bordalás lo está esperando. Gayà sigue al margen a falta de dos entrenamientos, pero el jueves trabajó con intensidad a las órdenes de un preparador físico y lo hizo a buen ritmo. José ha comenzado a tocar balón y el siguiente paso es probar con el grupo. Hoy es el día clave.

La hoja de ruta, si no hay ningún contratiempo de última hora, es probar con el grupo este viernes y completar el entrenamiento del sábado siempre y cuando no haya que forzar y asumir riesgos innecesarios. De momento, no hay dolor. El capitán ha puesto la directa a Pamplona y los precedentes de recuperaciones ‘milagro’ confirman que el capitán siempre acaba jugando por muy difícil que sea. Gayà, como no podía ser de otra manera, se apunta contra Osasuna.

Gayà conoce a la perfección su cuerpo y supo anticiparse a una lesión mayor. El valencianista no pudo acabar el España-Georgia sobre el terreno de juego. El lateral tuvo que ser sustituido en el minuto 74 por Brais Méndez tras caer lesionado. El lateral regresó como medida de precaución a Valencia y abandonó la concentración de Las Rozas para someterse a más pruebas médicas. El diagnóstico fue tranquilizador: «La resonancia magnética solo evidencia un pequeño edema muscular en sóleo izquierdo». El jugador ha trabajado a marchas forzadas desde su vuelta a València para ayudar al equipo en Pamplona.

Si todo sigue según lo previsto, Bordalás no tendrá que buscar un recambio de urgencia para Gayà. El entrenador tenía dos alternativas encima de la mesa: Toni Lato y Jesús Vázquez. El de la Pobla de Vallbona sale de una lesión y ya está al 100% a la espera de sus primeros minutos. Jesús, por su parte, se ha ganado la confianza del técnico y ya sabe lo que es jugar en LaLiga esta temporada. El Valencia está tranquilo en el lateral zurdo.