Cheryshev y Gayà fueron la nota negativa de la primera mitad del Valencia CF en El Sadar. Ambos tuvieron que retirarse del terreno de juego por distintas molestias físicas.

El equipo de José Bordalás, que repitió once respecto al último partido, pudo igualar en la primera mitad el tanto de Moncayola tras un buen gol de Maxi y se marchó al descanso con buenas sensaciones. Ya en la segunda mitad se confirmaría la mejora con el doblete de Guedes para confirmar la remontada.

Ahora bien, Bordalás tuvo que mover pronto el banquillo. Primero, por la lesión de Cheryshev. El ruso, en el tiempo de descuento de la primera mitad, se fue al suelo. Su físico dijo basta y se marchó sustituido por Foulquier, que debutó como valencianista.

Por su parte, Gayà terminó la primera mitad pero ya no salió a jugar tras el refresco. El capitán sintió un pinchazo y fue sustituido por precaución. Gayà, que trabajó a contrarreloj toda la semana para poder estar en El Sadar tras superar las molestias en el sóleo que le hicieron abandonar la concentración con la Roja, pudo ser titular. Pero Bordalás ya no quiso forzar y en sala de prensa habló sobre ambos: «Denis Cheryshev ha notado la rodilla en un balón dividido, inestable y no estaba cómodo, le molestaba. Confiamos en que no haya ninguna lesión importante. José se encontraba francamente bien en la primera mitad y en el periodo del descanso el gemelo se le ha enfriado, se le ha contraído y lo han estado tratando, pero no le era posible continuar», explicó el preparador alicantino.