En un fútbol en el que cada vez prima más la obediencia táctica, el juego asociativo y la prioridad del colectivo que conduce a tantos encuentros a la previsibilidad, la gloria sigue siendo para los regateadores. Tipos distintos, intuitivos, casi en extinción, que desafían toda planificación y son capaces de sacarse de la chistera una acción que decide encuentros y compensa el precio de una entrada. Cuando todo está en contra, los compañeros delegan en su fantasía. En Mestalla se miden este domingo dos de los mayores exponentes de ese viejo arte. Gonçalo Guedes contra Vinicius Junior, los protagonistas de un Valencia-Real Madrid que es puro vértigo.

Vinicius Junior celebra un gol con el Real Madrid. efe

Con solo cuatro jornadas, los registros ya colocan a ambos jugadores entre los más decisivos de LaLiga. A nivel estadístico, Guedes es el tercer jugador jugador del campeonato, con una valoración de 7.7. No muy lejos, en decimosegundo lugar, aparece Vinicius Junior, con 7,43. Tanto el portugués como el brasileño han alcanzado su mejor rendimiento, dejando atrás épocas de irregularidad. De Guedes se afeaba una escasa constancia que le hizo desaparecer hasta de las alineaciones titulares, hasta su espectacular recuperación desde el tramo final de la temporada pasada. El verano no ha truncado su momento de inspiración y con la libertad de movimientos que le ha otorgado Bordalás, su protagonismo es más decisivo que nunca. De Vinicius se criticaba su falta de gol, que lastraba su facilidad para el regate y para romper constantemente líneas rivales. Ha entrenado la definición a conciencia y ahora ya ve puerta. Llegados a este punto, ambos lo hacen todo bien. Regatear, asistir, marcar y decidir encuentros. Son los futbolistas de referencia.

Gayà, Soler y Wass, en el entrenamiento de ayer.

Guedes y Vinicius llegan a la cita del domingo con guarismos parecidos. El brasileño ya ha visto puerta en cuatro ocasiones, por dos el portugués , que sin embargo ya ha dado una asistencia, por ninguna el madridista. Los números son casi calcados en disparos (10 Guedes, 8 Vinicius) y pases (81 Guedes, 82 Vinicius), pero la diferente idea de juego del Valencia y del Real Madrid. Vinicius regatea el doble que Guedes, 15 por 7. Las defensas más cerradas que se encuentra el Real Madrid obligan a atacar en estático y a recurrir en más ocasiones a la alternativa de gambetear para romper líneas. En cambio, el robo y salida rápida hace que el Valencia llegue al área rival en transiciones más breves, con paredes fulgurantes y sin necesidad, en el caso de Guedes, de gambetear tanto.

El doble de faltas para Guedes

Por ese mismo motivo, Guedes recibe casi el doble de faltas de Vinicius, 15 por 8, en lo que se lleva de campeonato. Al delantero portugués se le suele frenar en carrera en carrera mientras que Vinicius, en ataques más pausados y más cerca del área, provoca que los defensas rivales deban aguantarle más. A nivel defensivo, ambos futbolistas, a los que se les ha achacado con frecuencia que desaparecían de los encuentros, han mejorado también sus prestaciones. Es significativo ese dato en el caso de Guedes, que con Bordalás a los mandos ha mostrado su versión más solidaria, con 18 recuperaciones en los primeros cuatro partidos de LaLiga. Con Guedes y Vinicius, el espectáculo está garantizado.