El Valencia ha despedido a dos de los pilares internos del club como Jesús Paniagua , responsable de las relaciones del club con LaLiga, RFEF y UEFA, así como a Roberta Lazzari, secretaria del presidente Anil Murthy y cuya vinculación con el club era de décadas. Una medida drástica que se suma a la ya larga lista de trabajadores de todos los departamentos del club que han sido despedidos desde la llegada como máximo accionista de Peter Lim en 2014. Una tendencia que se ha multiplicado desde el ascenso de Anil Murthy a la presidencia en 2017.

Los casos de Paniagua y Lazzari son los últimos en una larga retahíla de despidos en todas las áreas de la entidad. Son un total de 48 los empleados de los que Peter Lim se ha desprendido. El penúltimo, antes de los despidos de hoy, fue el de Pablo Mantilla, responsable de la Fundación y empleado histórico, responsable de la creación del Femenino y de la protección del patrimonio de la entidad.

En el banquillo no han resistido entrenadores como Juan Antonio Pizzi, Nuno Espirito Santo, Gary Neville, Pako Ayestarán, Cesare Prandelli (dimitido), Marcelino García, Albert Celades y Javi Gracia. Del mismo modo, la dirección deportiva se ha visto afectada por la inestabilidad con las salidas antes de tiempo de Rufete, Fabián Ayala, Joan Salvans, Suso García Pitarch, José Ramón Alesanco, Vicente Rodríguez, Pablo Longoria, César Sánchez y Jorge López.

En el área ejecutiva, se han rescindido los contratos de Louis Vicente Douwens, Luis Cervera, Damià Vidagany, Peter Draper, Kheisi Matsuyama, Miguel Bertrán y Mateu Alemany, arquitecto del Valencia campeón de hace solo dos años. En distintas áreas, administrativas, logísticas y de comunicación, se ha despedido a Álex Navarro, Pau Fuster, Cristina Lloret, Julio Tàrrega, Manolo Mas, Román Bellver (que fue durante ocho meses Director de Estrategias de Comunicación), Patricia Salvador, Javier Escribano, Adrià Soria, Amadeo García, y con más de dos décadas de vinculación a Santiago Jato, María Ángeles Mena.

En el departamento médico la convulsión ha sido continua con el adiós de Antonio Giner, Álex Menéndez Juan Albors, Álvaro Sala, González Lago, Antonio Maestro y Pascual Casañ. Anil Murthy, liquidó la vinculación de 39 años del exjugador Paco Camarasa, que ejercía como delegado de campo del primer equipo. Y, por supuesto, el sonado adiós de Mario Alberto Kempes, el jugador más carismático de la historia del Valencia, cuyo contrato como embajador no fue renovado tras sus críticas públicas a Lim.