El Valencia ha conquistado el Camp Nou cuatro veces durante este siglo. Lo consiguió en la temporada 2002-03 y en la 2003/04 con Rafa Benítez en el banquillo. Las últimas victorias más recientes llegaron de la mano de Juan Antonio Pizzi (2013/14) y Pako Ayestaran (2015/16). José Bordalás espera unirse a esa lista de entrenadores este domingo. El técnico tiene por delante un reto importante: ganar en el estadio del Barcelona por primera vez en su carrera deportiva. No lo pudo hacer. Ni con el Getafe ni con el Alcoyano. El alicantino dio un salto de calidad este verano firmando por el Valencia. El siguiente paso es que eso se traduzca en resultados. Bordalás está en el momento y en el sitio perfecto para ganar en Barcelona y romper el maleficio de los últimos años.

José Bordalás, en un partido en Mestalla. | FRANCISCO CALABUIG

Bordalás visitará por sexta vez el Camp Nou. El técnico ha empatado dos partidos y ha perdido tres. Las sensaciones, sin embargo, fueron muy diferentes. Empezando por su debut en Barcelona. Fue el 2 de enero de 2008 en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Su Alcoyano levantó un 2-0 (con doblete de Ezquerro) al Barcelona de Frank Rijkaard con goles de Perona y Arnau. Cayó eliminado por el 0-3 de la ida, pero sonrojó al Barça en su estadio. Fue una gran carta de presentación.

Su segunda visita llegó como entrenador del Getafe en la temporada 2017/18. Su equipo secó al Barcelona de Ernesto Valverde y lo dejó a cero en una exhibición defensiva y del exvalencianista Vicente Guaita. Dos visitas, dos derrotas. Sus tres siguientes desplazamientos se saldaron con derrota. La más difícil, la última. Un 5-2 con un Getafe irreconocible.

Bordalás nunca ha ganado en el Camp Nou, pero sí sabe lo que es tumbar al Barcelona. Lo consiguió la temporada pasada en el Coliseum Alfonso Pérez. Por la mínima (1-0) y con gol de penalti de Jaime Mata. Curiosamente fue la primera derrota de la temporada de Ronald Koeman. Bordalás provocó la primera decepción de la ‘era Koeman’ a mediados de octubre de 2020. El holandés se encontró con un Getafe aguerrido, intenso y complicado que anuló y dejó si ideas en ataque al Barcelona. Y ese es el camino que quiere/debe seguir el Valencia en el Camp Nou.

Bordalás no se fía de la crisis del Barcelona. «No me creo el calificativo de crisis en el Barça, llevamos muy pocos partidos y estos equipos están hechos y confeccionados para estar entre los mejores. Nunca he pensado que estuvieran en crisis, ah tenido dificultades, lesiones y son cosas que veces no se tienen en cuenta cuando se habla de resultados, ahora recupera jugadores que le pueden devolver a su mejor nivel y somos conscientes de ellos», decía en declaraciones a À Punt Esports. El técnico quitó responsabilidad a Koeman. «No puedo opinar sobre la situación de Koeman porque desconozco la situación. Como compañero puedo decir que se ha podido ser injusto, se le atribuye toda la responsabilidad y creo que eso es injusto. Estoy seguro que su compromiso, como el de todos los entrenadores, es muy alto con su club».

Foulquier, solución de garantías

Malas noticias desde la ciudad deportiva de Paterna. Thierry Correia no saltó al césped por tercer día consecutivo y sus opciones de jugar mañana contra el Barcelona se reducen con el paso de las horas. Cada vez lo tiene más complicado. El portugués no se ha recuperado de sus molestias, las sensaciones no acaban de ser buenas y la realidad es que sigue entrenando al margen de sus compañeros en dobles sesiones mañana y tarde.

La baja del luso es un contratiempo importante para el técnico y para un Thierry que estaba encarando la recta final de su recuperación de la lesión muscular. El francés es una alternativa de garantías. Sobre todo en el Camp Nou. Foulquier, de hecho, es el único jugador de la actual plantilla del Valencia junto al capitán José Luis Gayà que ha ganado en Barcelona. El lateral derecho lo consiguió hace solo cinco meses como jugador del Granada. Exactamente el 29 de abril. El equipo nazarí, entonces dirigido por Diego Martínez, remontó el gol de Messi con tantos de Darwin Machís y Jorge Molina y logró por primera vez en sus 25 visitas la victoria en el Camp Nou. Las crónicas locales hablaron de la actuación de Foulquier y los defensas como «auténticas lapas» y «perros de presa cada vez que Griezmann, Messi, Jordi Alba o De Jong recibían cerca del área».