El técnico del Villarreal, Unai Emery, apuntó en la rueda de prensa posterior a la derrota de su equipo ante el Valencia en Mestalla por 2-0, que no le gustó nada el partido, ya que indicó que su rival impuso un planteamiento bronco, feo, en el que pasaban pocas cosas y que los suyos no supieron adaptarse a ello.

«Ha sido un partido tan feo, que se juega tan poco, a que no pase nada. A mi no me ha gustado nada desde el inicio, cada uno busca competir a su manera. Si el equipo contrario no quiere bailar tampoco puedes bailar. Yo pensaba que iban a salir a presionar, pero han hecho otro plan de partido que a mi me gusta menos pero les ha salido bien a ellos y tengo que aceptarlo», explicó Emery, quien admitió que su homologo Jose Bordalás es «un entrenador de éxito»

«El resultado es malo, tratábamos de encontrar mediante el juego los puntos, pero sabemos que es un campo difícil. Ha sido un partido bronco, con muchos contactos y teníamos que adaptarnos, encontrar los pocos espacios que dejaban por fuera y cerrar su contragolpe, eso prácticamente lo hemos hecho porque ellos en transiciones no han encontrado nada y su gol nos ha penalizado», reconoció.

Tras esta derrota, el Villarreal suma cuatro partido sin ganar y Emery admitió que «anímicamnte todas las derrotas duelen y cuando son varias más».

Por su parte, el defensa del Villarreal Raúl Albiol aseguró que no están «bien» individualmente y que deben «aumentar» su nivel cada uno para poder ayudar al equipo a salir de la mala racha en la que se encuentran.

«A nivel individual no estamos a nuestro mejor nivel y el colectivo no funciona», admitió el defensa en declaraciones a Movistar LaLiga. «Cada uno debe llegar a su mejor nivel para ayudar al equipo, mientras tanto se nos va a hacer muy difícil. Estamos en una mala racha pero creo que juntos la podemos superar», añadió.

«Dependemos de nosotros, tenemos que aumentar el nivel cada uno, no estamos bien, hay que mirarse y a partir de ahí el colectivo subirá el nivel y ganaremos partidos», aseguró.

Respecto a la derrota en Mestalla dijo que tuvieron «momentos buenos y malos» pero que «al final» los malos fueron más y les lastraron errores puntuales.