El mercado de fichajes pega sus últimos coletazos con el Valencia CF tratando de cerrar alguna incorporación más en el centro del campo y en banda para incrementar el nivel de la rotación. Varios son los nombres que están encima de la mesa, como son los casos de Bryan Gil, Samu Castillejo y Amadou Diawara, aunque parece muy complicado que acabe fructificando alguna de estas operaciones antes de que finalice la ventana invernal de contrataciones. A pesar de ello, desde el club de Mestalla siguen teniendo la intención de reforzar estas dos demarcaciones tras las llegadas de Eray Cömert traspasado e Ilaix Moriba en calidad de cedido procedente del RB Leipzig.

La intención de José Bordalás antes de que estallase el ‘culebrón Daniel Wass’ ya era reforzar el centro del campo por la escasa profundidad de banquillo que tiene el equipo en la medular. Por el danés -jugador que más minutos disputados llevaba- llegó el joven Moriba, un perfil llegador y acostumbrado a tener libertad para abarcar muchos metros del campo, aunque todavía con margen de mejora a nivel táctico. En este contexto, sigue faltando un jugador de corte más posicional para ofrecer más recursos y posibilidades al entrenador. En este punto entra el nombre de Diawara como el favorito del club para apuntalar el centro del campo. El futbolista francés quiere recalar en Mestalla y el Valencia tendría que llegar a un acuerdo con la Roma para cerrar su incorporación como cedido, aunque no es una operación sencilla. El club no descarta la opción del levantinista Malsa, que se cayó recientemente por la negativa de Vallejo .

También en el juego exterior el Valencia ha tenido problemas en la primera vuelta de la temporada. A pesar del buen nivel de Hélder Costa en algunos partidos, las escaseces en el centro del campo han obligado a Carlos Soler a abandonar la banda derecha para ocupar el centro del campo y en el perfil izquierdo las constantes lesiones de Denis Cheryshev han derivado en la adaptación de Hugo Duro a la banda. El atacante madrileño, no obstante, está rindiendo mejor como delantero centro. En este contexto, el equipo ha tenido muchas dificultades para ofrecer amplitud con 1-4-4-2 y con 1-4-1-4-1 y por ello Bordalás querría contar con la llegada de un extremo.

Los nombres que suenan con más fuerza en las oficinas del club con los de Bryan Gil y Samu Castillejo. Por nivel y perfil, el favorito es el sevillano del Tottenham, pero la pretensión del club londinense de pedir dinero -cerca del millón de euros- por el préstamo del futbolista alejan las posturas y hacen muy complicado que el Valencia pueda optar a él en las últimas horas que restan del mercado de fichajes. Más factible sería la vía Castillejo dentro de que tampoco parece nada fácil que se acabe dando. El exjugador del Villarreal no está rindiendo a su mejor nivel en el AC Milan, que estaría dispuesto a darle salida y el Valencia le tiene como una alternativa a Gil. Desde Italia se insiste en la firmeza de esta posibilidad.