Las quejas de Marcelino García Toral han surtido efecto y han dejado al Valencia con un día menos de descanso para la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey del miércoles 2 de marzo en Mestalla. LaLiga ha cedido ante la protesta del Athletic Club y ha procedido a un cambio de horarios para contentar al club rojiblanco. De esta forma, el Mallorca-Valencia de la jornada 26 que tenía que disputarse el próximo viernes 25 de febrero a las 21:00 horas en el estadio de Son Moix se jugará finalmente el sábado 26 a las 14:00 horas. José Bordalás pierde prácticamente un día de descanso (17 horas) con respecto al calendario original. El Athletic, por su parte, mantiene su partido el domingo 27 a las 21:00 contra el Barcelona en el Camp Nou y equilibra el tiempo de descanso de los dos semifinalistas como pidió públicamente Marcelino.

El asturiano se quejó públicamente por la diferencia de horas de descanso de Valencia y Athletic con vistas a la semifinales. «No es que yo esté molesto, es que se explican unos hechos de manera incontestable. Las competiciones se deben jugar en las mismas condiciones. En este partido tenemos un día menos de descanso y lo aceptamos pese a que se nos movió el partido de Liga de viernes a lunes. Las fechas están súper apretadas, pero a nosotros se nos movió un partido de Liga y uno de Copa, el del Real Madrid, al jueves. Lo que no me parece es que con casi un mes de distancia tengamos partido de Liga el domingo a las 21 horas y el Valencia lo haga el viernes. El último partido antes de llegar a una final debe equipararse para que no pase esto. Si un rival tiene cinco días para jugar una semifinal nosotros con cuatro nos conformamos. O jugamos con tres y tres días o con cuatro y cinco, aunque tengamos un día menos, que no lo considero trascendente. No son ni excusas ni enfados, son acontecimientos ante el segundo partido de una semifinal. Todos los equipos deben tener mismo trato y mismo respeto. Hay tiempo suficiente para solucionar y poner a estos dos equipos en igualdad de condiciones. Cuando acabamos el partido el lunes a las 11 y pico de la noche y tenemos el siguiente el jueves los días de 30 horas me vendrían un poco mejor», decía Marcelino. Menos de una semana después, el técnico del Athletic de Bilbao se ha salido con la suya.

El Valencia presentó una queja formal a LaLiga por el cambio de horario. El presidente Anil Murthy habló personalmente con el presidente de LaLiga Javier Tebas para pedir explicaciones y expresar el malestar del club. La entidad de Mestalla no entiende que el único perjudicado sea el Valencia cuando se podrían haber contemplado otras posibilidades. Aunque lo que más duele es el agravio comparativo. ¿Por qué sí al Athletic y no al Valencia o a otros clubes que han protestado por los horarios esta temporada?

Indignación y pesimismo

El Valencia está indignado por el cambio de horarios entre otras razones porque el LaLiga le denegó club una petición similar hace mes y medio. La entidad de Mestalla pidió el cambio de horario del Valencia-Espanyol del pasado 31 de diciembre por la fecha festiva y porque significaba perder días de descanso con respecto al día de rivales. Sin embargó, el partido no sufrió ninguna modificación y se mantuvo en Nochevieja. José Bordalás se quejó públicamente y pidió la modificación del horario para que el Valencia no se viera perjudicado por tener menos tiempo para preparar el choque tras las vacaciones de Navidad. Así denunció el agravio comparativo el entrenador en sala de prensa. «Creo que en algún medio vi que el Valencia era el equipo que menos días de descanso disponía. No me parece lo más justo. Estoy convencido de que habrá una modificación y se adaptará para que el Valencia no salga perjudicado. Tendríamos menos días de descanso y para preparar los partidos». Días más tarde, Bordalás asumía que no habría cambio de horario de LaLiga y que se jugaba en Nochevieja a pesar de las quejas del club. «No estábamos conformes con el calendario porque nos sentíamos perjudicados. Me consta que mi presidente, Anil Murthy, hizo las gestiones para intentar cambiar el partido. No ha sido posible por diferentes motivos que nos argumentaron. Ahora no podemos hacer nada, más que afrontar el calendario como lo han puesto», decía resignado.

El Valencia es pesimista con la posibilidad de que LaLiga reconsidere el cambio y modifique por segunda vez el horario. El club entiende que una vez trasladado el partido del viernes al sábado ya no se producirá otro movimiento en el calendario teniendo porque no ha pasado nunca y porque también hay terceros perjudicados como el Levante y el Elche que han visto cómo su partido pasaba del sábado al viernes.