José Bordalás volvió a explotar y puso el foco en el potencial de una plantilla que está muy lejos del Barcelona y de los equipos de la zona alta de LaLiga. El técnico del Valencia CF acabó el partido cabreado por la primera parte, frustrado por la sangría de goles en contra y con ganas de lanzar un mensaje sobre la cruda realidad de este Valencia venido a menos que vuelve a estar instalado en la zona Meriton mirando más a los puestos de abajo que a los de arriba. «Ahora mismo no podemos compararnos con la zona alta de la clasificación. No le hemos ganado a ninguno. Si la queremos ver, bien y si no podemos seguir viviendo del pasado. El Valencia no tiene el potencial de los equipos de la zona alta y no podemos, no nos da. «El Valencia es un equipo histórico. Hemos preparado el partido para ganar al Barcelona pero después del partido ves la diferencia que hay de goles es muy grande».

El mensaje de realidad del entrenador fue más allá. Bordalás cree que marcarse el objetivo de Europa es una «temeridad» después de encadenar una racha negativa de 2 de 21 puntos y habla sin tapujos de la necesidad de sumar puntos para estar «tranquilos» y «no sufrir al final de la temporada». «Es una realidad con los números que hemos cosechado y los resultados. No podemos pensar en Europa. Sería una temeridad. Tenemos que pensar en sumar los puntos necesarios para estar tranquilos y no sufrir al final del campeonato».

Pide perdón

El entrenador llegó a pedir «perdón» por la imagen que ofreció el equipo en la primera parte y no ocultó su frustración por la hemorragia de goles encajados. «Pido perdón y estoy triste por la afición porque no se merece la imagen que hemos dado hoy. Puedes perder pero no te pueden superar con tanta facilidad. Nos hemos visto impotentes. «Cuando uno encaja tantos goles... podemos pensar en muchas cosas. Hemos probado con defensa de cinco, reforzado el centro del campo con tres hombres... Somos el segundo equipo que más encaja del campeonato... Hay que reflexionar pero no nos da. Tenemos que despertar porque no podemos dar tantas facilidades. Me llama la atención que seguimos comentando los mismos errores. Si cometes los mismos errores durante tanto tiempo y no los corriges es difícil atajar la sangría de goles que estamos sufriendo. Ahora tenemos que apretar y ser todos conscientes de la realidad. Me llama la atención que el equipo haya sido capaz de la manera que compitió en Bilbao. Eso quiero, que demos todo y que no concedamos todo lo que concedemos», decía frustrado.

«Estoy muy cabreado»

«Sinceramente sí que tengo frustración. Estoy muy muy cabreado. Soy una persona ambiciosa porque no es lo que yo quiero. Quiero un equipo que compita. No estoy contento, no estoy satisfecho. ¿Nos da para eliminar al Athletic? Sí, si competimos como lo hicimos en Bilbao estoy convencido de que sí. Esa es la imagen y a lo que hay que dar continuidad en cada partido». El partido de Mallorca es una final. «Es vital y a partir de ahora por arriba y por abajo es lo que hay. No hemos conseguido nada y hasta que no sumemos los puntos necesarios debemos seguir trabajando para corregir esta mala racha», finalizó.